La gran huerta de Europa en riesgo a causa de la falta de agua

Aunque el año ha sido muy seco, el principal problema es la sobreexplotación.

campo-de-lechugas-levante-almeriense

La escasez de agua ha dejado de ser un problema local para convertirse en el gran reto al que se enfrenta Almería, una provincia árida donde la agricultura intensiva es el pilar de su economía. La principal huerta de Europa atraviesa por una situación alarmante.

La sobreexplotación de sus acuíferos (aguas subterráneas), que proporcionan más del 80% del agua que se consume en los hogares y en el riego, se ha extendido desde el gran polo agrícola del Poniente (Campo de Dalías) a otros lugares de la provincia. Se está extrayendo mucha más agua que la que entra en los acuíferos (a través de la lluvia o la nieve), y el equilibrio medioambiental ha saltado por los aires.

En los últimos años, esta sobreexplotación se ha expandido desde el Poniente a los acuíferos de Los Filabres-Tabernas o Los Vélez, donde las bolsas de agua subterránea agonizan de sed dejando estampas desoladoras en superficie: ecosistemas únicos en Europa como Los Molinos del Río Aguas (Sorbas) amenazan con desaparecer, y fuentes y manantiales milenarios se han ido secando en comarcas como el Poniente, Los Vélez o Los Filabres.

Leer artículo completo en La Voz de Almería