La cuenca del Guadalquivir prepara la mayor ampliación de regadíos

La cuenca del Guadalquivir, que concentra en la actualidad el 80% de todos los regadíos de Andalucía, va a incorporar próximamente 291.000 nuevas hectáreas para uso agrícola en lo que supone el mayor proceso de modernización de riegos acometido en las últimas décadas. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) tramita en la actualidad nuevas concesiones y zonas regables, la mayoría demandas históricas de los agricultores andaluces y que se habían visto afectadas por el parón que provocó el choque competencial entre el Estado y la Junta de Andalucía para asumir la gestión de la cuenca.

1388338434_719232_1388338533_noticia_grandeUna zona de arrozales en Villafranco de Guadalquivir, en Sevilla. / GARCÍA CORDERO

 

En la actualidad existen 883.083 hectáreas transformadas en regadío en la cuenca del Guadalquivir. El consumo medio anual de los regadíos asciende a 3.324 hectómetros cúbicos al año y supone alrededor del 87% del uso total actual del agua en la cuenca.

El principal cultivo, el olivar, tiene una dotación neta media de unos 1.500 metros cúbicos por hectárea al año, frente a los 10.400 que presenta el cultivo del arroz.

El olivar y el arroz son los dos principales cultivos que se van a beneficiar de las nuevas concesiones de regadíos donde la Confederación va a invertir 1,2 millones dentro del plan Hidra para ordenar los derechos de agua. Así, se ha iniciado la regularización de riegos de olivar en la cuenca del Guadajoz (unas 13.000 hectáreas). Afecta principalmente a los municipios cordobeses de Baena, Castro del Río y Luque y se beneficiarán de este proceso unas 12 entidades de economía social del sector agroalimentario. Mientras se culmina este proceso, la CHG está otorgando a los regantes de la zona autorizaciones temporales. También se contempla la revisión de las dotaciones de unos 280 expedientes otorgados y en trámite en la zona, con el fin de obtener una distribución más racional de los recursos de la cuenca del Guadajoz.

Leer artículo completo en diario El País