La crecida del Ebro anega unas cien hectáreas en Pradilla

En declaraciones a Europa Press, ha comentado que no había nada cultivado en esos terrenos, que no se han podido trabajar desde que a mediados de enero comenzaran las primeras riadas que ha sufrido el río este año, “que no ha bajado de los mil metros cúbicos por segundo” de caudal a su paso por esta localidad.

fotonoticia_20130331185042_500

El río Ebro a su paso por la localidad zaragozana de Pradilla ha anegado unas cien hectáreas de campos de cultivo, según ha explicado el alcalde de este municipio, Luis Eduardo Moncín.

En declaraciones a Europa Press, ha comentado que no había nada cultivado en esos terrenos, que no se han podido trabajar desde que a mediados de enero comenzaran las primeras riadas que ha sufrido el río este año, “que no ha bajado de los mil metros cúbicos por segundo” de caudal a su paso por esta localidad.

Moncín ha precisado que el problema es que ahora “no se pueden hacer labores” para preparar los campos para otros cultivos y hay terrenos que llevan con agua desde enero.

El alcalde, que estima que no hay peligro para el casco urbano de la localidad, ha indicado que el río pasa en estos momentos a 6,3 metros de altura y esperan “que no sea más”. El cauce ha ido aumentando desde el pasado jueves, ha relatado.

HARTOS DE TANTA AGUA

Luis Eduardo Moncín ha explicado que los habitantes y agricultores están “hartos de tanta agua” porque “se han perdido las cosechas y no se pueden arreglar los campos para otras”, además de que ni la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ni el Gobierno de Aragón “han hecho nada para reparar los daños”.

“Ni nos han comunicado nada, ni nos han reunido, ni nada”, ha lamentado, y ha señalado que el pasado martes tuvo lugar una reunión de los alcaldes ribereños en la que se acordó volver a solicitar un encuentro con ambas Administraciones.

Asimismo, van a reclamar los daños sufridos en los cultivos. “A ver si nos convocan para hablar de los daños y las reparaciones” de caminos, infraestructuras de riego y motas de los cascos urbanos, ha apostillado.

Al respecto, ha recalcado que estas últimas “habrá que revisarlas después de tanto tiempo con agua y filtraciones”. También ha pedido la limpieza del cauce del Ebro, una reivindicación cuya necesidad “estamos viendo ahora claramente” ya que “con caudales que antes pasaban sin problemas ahora hay inundaciones en los cultivos”.

Europa Press