La Conferencia ONU-Agua pide a los Gobiernos políticas interconectadas entre agua y energía

En 2050 el mundo contará con 2.000 millones de personas más y el aumento en la demanda de agua y energía será de un 44% y un 50%, respectivamente. Dos materias que se relacionan, pero que en el momento actual no están coordinadas en las políticas gubernamentales. Algo que solicita en sus conclusiones la Conferencia Internacional de ONU-Agua, que ha tenido lugar en Zaragoza desde el pasado 13 de enero en la Confederación Hidrográfica del Ebro.

 

img1161172sManuel Omedas y Josefina Maeztu han expuesto las conclusiones de la conferencia

 

Estas mismas conclusiones se plasmarán en mensajes para lanzar el Día Mundial del Agua, 22 de marzo. “El agua es necesaria para la energía y viceversa”, ha remarcado la directora de la Oficina del Agua, Josefina Maeztu, quien ha apostado por buscar soluciones a través del campo de la innovación energética, que permita usar mejor el agua; también ha hablado de sistemas como la refrigeración en seco, la desalación del agua o los bombeos de saltos hidroeléctricos mediante energía solar.

La escasez de recursos tiene unas soluciones técnicas, ha insistido Maeztu, “pero hay barreras para que se implementen, porque las políticas energéticas son ciegas al agua y viceversa”. De este modo, ha resaltado que las empresas energéticas tienen un lenguaje distinto al de los gestores del agua, con una visión de negocio frente a servicio. Por ello, ha abogado porque los Gobiernos jueguen un papel fundamental para cambiar las reglas del juego y participen de la integración de ambas con incentivos para la colaboración. Asimismo, ha alentado a potenciar las renovables como combinación.

“Hay que generalizar experiencias concretas”, ha dicho la directora de la oficina, después de que el director de planificación de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Manuel Omedas, haya explicado casos como el de Red Eléctrica, Iberdrola o la autosuficiencia energética de la Isla del Hierro. “España puede ir hacia un desarrollo sostenible a medio y largo plazo”, ha concluido Omedas.

Leer artículo en el diario Aragón Digital