La Confederación Hidrográfica del Duero planifica siete pequeños embalses para aliviar la sequia en el Dueroaon

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha planificado siete pequeños embalses, con una capacidad global de 140 hectómetros cúbicos y una inversión estimada de doscientos millones de euros, para aliviar los episodios de sequía en la cuenca del Duero.

 

Los siete embalses, que se construirían en los ríos Órbigo, Carrión y Eresma, supondrían un cinco por ciento del volumen de embalse que la CHD dispone aguas arriba de Zamora, según ha subrayado hoy a EFE el presidente de esa entidad, José Valín.

La falta de agua en la cuenca del Duero, tras cerrar el peor año hidrológico, sólo tiene como alternativas construir nuevos embalses o recrecer otros así como reducir el consumo de agua en el regadío, a través de su modernización, ha añadido.

La CHD tiene previsto presentar sus planes al Gobierno de España antes de finalizar el año.

En los mismos figura la construcción de dos embalses en el río Órbigo, con una capacidad global de 35 hectómetros cúbicos, así como tres pequeños en la cuenca del Carrión, con los que se incrementarían sus recursos hídricos un treinta por ciento.

En el río Eresma, en Segovia, la CHD ha planificado la construcción de dos embalses, con una capacidad global de cuarenta hectómetros cúbicos.

“Una vez que tengamos aprobada la planificación, supongo que el Consejo Nacional del Agua lo aprobaría en el primer trimestre del año que viene, con lo que podríamos luego empezar a hacer los trabajos de proyectos, impactos ambientales y expropiaciones, con el objetivo de contratar las obras en un plazo de dos años y pico”, ha avanzado.

Valín ha recordado que el efecto invernadero incentiva los episodios extremos -tanto de sequía como de inundaciones- en la cuenca del Duero, un riesgo que sólo se puede combatir con una mayor capacidad de reserva de agua.

En este sentido ha destacado el papel que desempeña el embalse de la Cuerda del Pozo, en la cabecera del Duero, ya que sin su presencia el río llevaría ahora la cuarta o quinta parte de su actual cauce.