La Confederación Hidrográfica del Duero pide a la población que haga un consumo responsable del agua

José Valín, presidente del organismo, recuerda a los ciudadanos que las tasas de abastecimiento cubren el 10% del coste real

 

(elnortedecastilla) La toma de conciencia es cada vez mayor, pero el presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero, José Valín, hace hincapié en que hay que seguir «insistiendo en la moderación, como principio de comportamiento», aunque a él lo que le compete es el agua, cree que la moderación «como lema vital», se debe extender «a todos los consumos». Valín defiende que es «importante» que la población conozca el coste real del agua que usa a diario y que, en España, «está muy subvencionada» y, por tanto, es «muy barata en relación con lo que realmente cuesta». Aunque el dato pueda sorprender, los ciudadanos pagan uno de cada diez euros que cuesta hacer llegar el agua a los grifos. Así, el consumo de una familia normal, en torno a un metro cúbico de agua, es decir mil litros al día, cuesta, aproximadamente, «lo mismo que un café y un tercio de lo que vale un paquete de tabaco». Es decir, entre uno y dos euros, en función del municipio en el que viva, ya que son los ayuntamientos los encargados de cobrar este bien.

Ese precio incluye los costes de inversiones, presas, canales, tuberías, estaciones de bombeo, depósitos, conducciones de saneamiento, depuración y vigilancia. Todo esto, evidentemente, cuesta «bastante más» de lo que paga el ciudadano. En concreto, nueve veces más, ya que, aproximadamente, el ciudadano paga el 10% del coste total. «Hay unos costes en el agua que son públicos y eso no siempre es conocido por la ciudadanía, por eso es interesante, para generar el modelo de moderación, que la ciudadanía conozca que las administraciones públicas asumen buena parte del coste», recalca el presidente del organismo de cuenca.

El precio que paga el ciudadano a su ayuntamiento es, de manera habitual, el coste de explotación, pero «no se pagan los costes de inversión de las infraestructuras». En torno al 90%, destaca Valín, «está sufragado por las administraciones superiores con cargo a los impuestos generales». Es «una pauta normal» en España, por ser un país seco, en el que «el agua es un bien de supervivencia, que posibilita la existencia de las sociedades».

 

¿Quieres recibir esta y mucha más información de forma gratuita directamente en tu correo electrónico? Subscríbete en nuestro boletín digital