La CHG entrega la concesión de derechos de riego a la comunidad de regantes de Castril

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, y el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Manuel Romero, han entregado esta tarde la concesión de aprovechamiento de aguas públicas al presidente de la comunidad de regantes El Portillo, de la localidad granadina de Castril de la Peña, Agustín García.

 

6Fase de ejecución de las obras de conducciones/ TECAG SL.

El acto ha contado con la presencia de numerosos agricultores, que han celebrado esta concesión de derechos de riego después de que haya superado una compleja tramitación administrativa. La entonces denominada comunidad de regantes Nuevos Regadíos de Castril había solicitado los permisos oportunos en el año 2005.

En este sentido, el presidente de la CHG ha destacado que la tramitación ha sido “ardua, compleja y difícil” y que, además se complicó por el traspaso de competencias a la Junta de Andalucía y su posterior reversión al Estado. Romero ha agradecido la “paciente espera durante ocho años” de los comuneros y ha asegurado que el actual equipo de la CHG, organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la ha desbloqueado finalmente, lo que permitirá “generar numerosas oportunidades” en el municipio de Castril.

Romero ha señalado que esta concesión es posible gracias al “esfuerzo conjunto” de la ciudadanía y de la Administración y que debe enmarcarse, ha dicho, en la ordenación de los recursos que permite el nuevo Plan Hidrológico del Guadalquivir, publicado en BOE el pasado 17 de mayo.

El presidente de la CHG ha recordado que la concesión de derechos de riego afecta en Castril a unos 500 comuneros (el 80% de las familias del municipio), que podrán poner en riego unas 1.800 parcelas distribuidas en 2.500 hectáreas). Romero ha añadido que se trata de una concesión de carácter sostenible, ya que emplea unas dotaciones muy ajustadas (tres hectómetros cúbicos).

En este sentido, ha explicado que la orografía de Castril, con una altitud superior a los mil metros, ofrece una evapotranspiración inferior a la de otras comarcas cercanas. Además de la elección de unos cultivos tradicionales, como son el olivo y el almendro, esos niveles de evapotranspiración permiten, ha dicho, “un gran incremento de la producción con un consumo moderado, lo que redunda en la garantía y en la sostenibilidad del sistema”.

Romero se ha mostrado convencido de que los nuevos regadíos de Castril van a suponer “un impulso social y económico de gran trascendencia”, lo que permitirá a este municipio “mirar al futuro con esperanzas”.

Por su parte, la delegada del Gobierno ha insistido, durante su intervención, que el agua es un “bien de todos”, pero que son necesarias actuaciones como éstas para “poner en manos de los agricultores este bien común para hacer las comarcas más fructíferas”.

Crespo ha destacado la importancia del papel que diariamente desempeñan los agricultores y ganaderos en Andalucía, sector al que ha calificado de “colchón de la crisis” por la generación de empleo y creación de posibilidades económicas en unos tiempos de especial dificultad.

La máxima responsable del Gobierno central en Andalucía ha destacado que, por este motivo y por tratarse de un sector económico fundamental, el Ejecutivo ha defendido de forma contundente en Bruselas la reforma de la PAC, eliminando la temida tasa plana y manteniendo las ayudas a los 286.000 agricultores y ganaderos que tradicionalmente se vienen beneficiando de la PAC.

Finalmente, Carmen Crespo ha destacado el compromiso del ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, con el sector del olivar y del almendro, no solo eliminando el componente greening sino permitiendo la reducción de los módulos fiscales y el almacenamiento privado.

Confederación Hidrográfica del Guadalquivir