La CHE da a conocer el plan de gestión de riesgo de inundación

Confederación Hidrográfica del Ebro, organismo dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), está inmersa en acciones de divulgación y exposición del Plan de Gestión de Riesgo de Inundación de la Cuenca del Ebro, el PGRIEbro, un documento crucial y de referencia para todas las Administraciones con competencias relacionados con la gestión de avenidas (Comunidades Autónomas, Diputaciones, Ayuntamientos, Comarcas…).

 

Avenida del río Arga a su paso por Burlada (Navarra) 2009 / Isabel Pardo - CHE

Avenida del río Arga a su paso por Burlada (Navarra) 2009 / Isabel Pardo – CHE

La jefe del Área de Hidrología y Cauces de la CHE, María Luisa Moreno, ha participado con una exposición del Plan en la Jornada “Gestión de Riesgo de Inundación en Cataluña” organizada esta mañana en Lleida por la Agencia Catalana del Agua, del Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat. Así continúa con las acciones de divulgación con la participación en foros similares realizados en Comunidades Autónomas de la cuenca, y la organización de jornadas propias para técnicos especialistas en Protección Civil, Urbanismo, Ordenación del Territorio, Gestión del Agua, Medio Ambiente, ya que todas esas competencias están implicadas en el riesgo de inundación.

El PGRIEbro se aprobó en enero de 2016 una vigencia de 6 años y es la fase final de la implantación de la Directiva Europea de Inundaciones. El documento es resultado de la participación y el consenso en la cuenca del Ebro y es la tercera fase de los trabajos que han incluido una evaluación preliminar de riesgo de inundación, la elaboración de mapas de riesgo y peligrosidad y la compilación de medidas que incumben a todos para reducir afecciones.

Contenido básico
En la introducción del Plan se recoge un concepto reconocido por la UNESCO y la Unión Europea en su directiva y que es fundamental para entender las medidas ante las avenidas: la protección absoluta frente a las avenidas no es posible. Por ello, el objetivo debe ser aprender a convivir con ellas, minimizando en lo posible sus efectos negativos.

Las dos claves del documento son promover la cooperación y coordinación entre las Administraciones con competencias en gestión relacionada con las avenidas y muy importante, la concienciación social, de forma que aumente nuestra percepción del riesgo de inundación y se potencie la autoprotección. Todo ello, siempre, con ayuda y potenciación de las nuevas tecnologías.

Esto se consigue con una serie de medidas que responden a una fórmula básica 3P+R: prevención, protección, preparación y recuperación. Para simplificar su exposición esas medidas se han incluido en siete grandes grupo: de restauración fluvial; para la mejora de la permeabilidad de infraestructuras; de predicción de avenidas (estudios de mejora de conocimiento sobre gestión; normas de gestión de embalses; medidas para establecer o mejorar los sistemas de alerta hidrológica); de Protección Civil; de ordenación del territorio (incluyendo de forma destacada el urbanismo); promoción de los seguros y por último, estructurales.

Todas ellas implican a las distintas administraciones con competencia en gestión de inundaciones que han participado en su elaboración (Comunidades Autónomas, Ayuntamientos, Confederaciones Hidrográficas, Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, Dirección General del Agua y Dirección General de Protección Civil), y además, en la redacción se ha trabajado con la Oficina Española de Cambio Climático, ya que es una de las prioridades en la implantación de las medidas de estos planes.

Divulgación general
Además de las jornadas, el Organismo ha habilitado en su página web www.chebro.es un portal monográfico de consulta del Plan de Gestión de Riesgo de Inundación (PGRI), a través de un acceso directo y con el enlace http://www.chebro.es/PGRI/.

En el portal, los interesados pueden consultar el texto completo del Plan, el folleto divulgativo, el programa de medidas e incluso pueden chequear su riesgo consultando los mapas de peligrosidad y riesgo, integrados en el Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables (SNCZI).

Estos mapas de acceso público, y utilizados por Comunidades Autónomas y Ayuntamientos para temas de Protección Civil, urbanismo y ordenación del territorio, se realizaron sobre 3.260 kilómetros de cauce.

Fuente: http://www.chebro.es/