La CHD calcula que el agua embalsada aún no garantiza la campaña de riego

A los responsables de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) no les gusta aventurarse y, a pesar de que los embalses de la cuenca se encuentran al 75% de su capacidad, el presidente, José Valín, concreta que «nunca se debe hablar en estas fechas sobre la campaña de riego; mañana puede dejar de llover y no volverlo a hacer hasta junio pero, a día de hoy, las perspectivas son mejores que el año pasado y que las de un año medio».

 

Embalse de VillalcampoEmbalse de Villalcampo

 

Los datos son llamativos respecto a la media de los últimos 10 años que se sitúa en el 57%, según la CHD. La situación también es dispar entre los embalses: mientras el de la Cuerda del Pozo está al 79% de su capacidad, el de las Cogotas no supera el 47%. La política de la Confederación ahora es «soltar tanto como entra», afirma Valín «No queremos llenar porque la situación nos permite mirar con confianza y dejar el resguardo, la parte que no se llena, por si vienen avenidas».

Los ríos «van con agua, pero los caudales son normales», considera Valín, y pone como ejemplo el Pisuerga a su paso por Valladolid, 150 metros cúbicos por segundo, y que, para estar en alerta, tendría que llegar a la cota 600.

Por su parte, las gentes del campo no dejan de mirar al cielo. El presidente de Asaja en Castilla y León, Donaciano Dujo, opina que el agua caída en las últimas fechas «es buena para unas cosas y, para otras, como las labores, las entorpece». La parte positiva es que «hay bastante más cantidad de agua embalsada que el año pasado y, de manera razonable, esto garantiza la campaña de riego». También es bueno para los pastos, «y esto es bueno para el ganadero, que se lo va a ahorrar en pienso».

Leer artículo completo en diario EL NORTE DE CASTILLA