La ANA establece faja marginal del río Rímac buscando recuperar la calidad de sus aguas en Chaclacayo (Pe)

Con el objetivo de recuperar nuestro río Rímac, la Autoridad Nacional del Agua (ANA) y la municipalidad de Chaclacayo terminaron con la demarcación de los primeros 12 kilómetros de faja marginal del río Rímac entre los distritos de Chaclacayo y Chosica como parte de las acciones de la Comisión Multisectorial para la recuperación de la calidad del agua del río hablador.

 

hugo

La identificación de la faja marginal permitirá establecer los límites entre el río y la zona urbana con el fin de erradicar la contaminación del recurso hídrico por presencia de residuos sólidos y colmatación del cauce. Además se podrá mitigar las inundaciones en épocas de lluvias y evitar la lotización de la zona demarcada que son ocupadas por diversas construcciones.

La demarcación de estas áreas permitirá que los gobiernos locales, ubicados en la zona, puedan realizar proyectos de inversión destinados a zonas de esparcimiento, ecológicas, deportivas y turísticas con el objetivo de que el río hablador tenga una imagen diferente y atractivo.

“La demarcación de la faja marginal es importante porque ello permitirá proteger al río y mejorar la condición de vida de la población. El comercio de la zona se va a desarrollar y el turismo de potenciará. La recuperación del río Rímac es una realidad y lo estamos comprobando”, señaló Hugo Jara, jefe de la ANA.

En tanto, las municipalidades que pertenecen a Lima Provincia confirmaron su apoyo con la recuperación del río Rímac a través de ejecución de proyectos de plantas de tratamiento y rellenos sanitarios que serán financiados por el gobierno regional de Lima por un monto de 29 millones de soles.

“La ANA agradece el apoyo de los alcaldes en la tarea de recuperar nuestro río hablador. Este trabajo no es fácil y requiere el apoyo de todos. Felicito este aporte e invoco a los otros municipios que se ubican en todo el ámbito de la cuenca a que sigan este ejemplo. El río Rímac ya no será el patio trasero sino el frontis de los distritos”, puntualizó Jara.

Los trabajos para la recuperación de la calidad del agua del río Rímac no solo se centra en definir la faja marginal sino también se ha iniciado un intenso programa de fiscalización de vertimientos de aguas residuales tratadas con el objetivo de comprobar si las industrias y municipalidades respetan los estándares de calidad de agua.

El análisis de las muestras estudiará 14 parámetros físicos químicos y microbiológicos de las aguas superficiales y residuales. De encontrarse alguna variación que exceda los estándares de calidad de agua, la ANA ejecutará las sanciones administrativas correspondientes de acuerdo al marco legal existente.

ANA Perú