Investigan el uso de la evaporación solar para solucionar la gestión de los purines

El proyecto, que tiene un importante potencial para zonas vulnerables a los nitratos, cuenta con las empresas SUD Renovables y Granges Terragrisa y con investigadores de Eurecat-CTM

Investigadores de Eurecat-CTM participan en el proyecto SOLARPUR, que utiliza por primera vez la energía fotovoltaica con el objetivo de mejorar la gestión de los purines procedentes de granjas ganaderas, con el fin de ayudar a la sostenibilidad del sector ganadero y facilitar la exportación del excedente de purines a zonas con déficit de fertilizante natural.

El proyecto, que está liderado por las empresas SUD Renovables y Granges Terragrisa, tiene un importante potencial para zonas con una elevada concentración de nitratos en el agua subterránea en Cataluña y contempla también su aplicación en otras zonas del estado español y Europa que padecen el mismo problema.

En conjunto, este nuevo proceso se calcula que permitirá la reducción del volumen de purines, de modo que se rebajarán los costes de transporte a menos de 6 €/m3 producido. También facilitará el uso del residuo como fertilizante natural en zonas deficitarias de nutrientes y controlará las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas al almacenamiento en bases de los purines.

Para el desarrollo del proyecto, los investigadores instalarán una planta piloto en una granja porcina de las zonas afectadas, donde incidirán en la evaporación del contenido acuoso de los purines tratados previamente con un sistema de separación sólido/líquido y un sistema biológico. En este sentido, prevén que podrán contribuir en la reducción por evaporación de un 50 por ciento del contenido líquido, concentrando de este modo el contenido en nutrientes.

La planta piloto implicará la construcción de una balsa cubierta con control avanzado que permitirá intensificar la evaporación solar y el uso del excedente de energía procedente de una instalación fotovoltaica para autoconsumo, de forma que se evitarán las emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente amoníaco y compuestos orgánicos volátiles.

El proyecto, que se espera que finalice a mediados del 2018, cuenta con el soporte de Agroxarxa y del Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Catalunya, y se encuadra dentro de la convocatoria Nuclis de Investigación Industrial y Desarrollo Experimental 2015.

Actualmente, después de varios estudios se ha llegado a la conclusión que la solución a los problemas de los purines pasa por la gestión y el uso de las tecnologías mejor adaptadas a cada realidad, en función del balance de nutrientes, del problema de transporte que se tenga que resolver y de otros requerimientos que se tengan que cumplir, especialmente, los precios de los tratamientos y energías necesarias para los procesos aplicados.