Waves for Water lleva agua potable a comunidades vulnerables

En septiembre de 2009, Jon Rose iba a bordo de un barco rumbo a la ciudad de Padang, Sumatra. Pero lo que sería un viaje deportivo, en busca de las mejores olas para surfear, se convirtió en un antes y un después en la vida de él y la de millones de ciudadanos. Mientras iba en medio del mar, Jon sintió un extraño movimiento: un terremoto de 7,6 grados de magnitud destruyó Padang.

 

60baf914-7f67-4333-96a4-c0bb3163a11eWaves for Water lleva agua potable a comunidades vulnerables.

 

En septiembre de 2009, Jon Rose iba a bordo de un barco rumbo a la ciudad de Padang, Sumatra. Pero lo que sería un viaje deportivo, en busca de las mejores olas para surfear, se convirtió en un antes y un después en la vida de él y la de millones de ciudadanos. Mientras iba en medio del mar, Jon sintió un extraño movimiento y no fue hasta llegar a tierra firme cuando pudo conocer lo que había sucedido: un terremoto de 7,6 grados de magnitud destruyó a Padang, dejando mil muertos y cien mil personas sin hogar.

En medio de un panorama devastador, el surfista no dudó en ayudar. Recorrió los edificios derrumbados en busca de filtros de agua y luego los distribuyó en las zonas de emergencia para que las personas tuvieran para beber o curar las heridas. Esta experiencia reveladora fue la que dio origen a Waves for Water (‘olas de agua’) una ONG fundada por Jon que hoy trabaja en las regiones más vulnerables del mundo con el propósito de ofrecer agua limpia y segura para miles de habitantes.

e39531f4-15f9-4ebf-bf5d-7dc6d2c30b25

Teniendo en cuenta que no existe ninguna razón para que alguien muera por falta de agua limpia -dado que hoy en día hay numerosas soluciones tecnológicas portátiles capaces de hacer que este recurso sea potable-, la tarea de la organización consiste en asegurar educación y materiales para que las comunidades más empobrecidas puedan filtrar el agua y así evitar las muertes y enfermedades asociadas a su consumo.

Waves for Water trabaja con cientos de voluntarios que llevan a países de todo el mundo soluciones tecnológicas que se adaptan a las necesidades de cada región: hay desde de filtros de cerámica trasladables por una sola persona, hasta aparatos más grandes que pueden proporcionar agua potable a todo un pueblo. En el formato convencional, su vida útil suele ser de cinco años, abasteciendo por ese tiempo a unas cien personas.

b76a1d24-6956-4537-8afa-4cd1614cb3b7

La organización se basa en distintos proyectos, como por ejemplo el programa de voluntariado Clean Water Couriers(CWC). En asociación con la compañía de surf Hurley International, la propuesta consiste en que los surfistas que viajan en busca de olas a países o ciudades vulnerables lleven en sus maletas algunos filtros de agua para distribuir en esa región. El voluntario, que también puede ser alguien que no se dedique a este deporte, puede comprar filtros para su propia misión, por un costo de entre 25 y 50 dólares cada uno. Si no cuenta con ese dinero, puede crear una red donde se convoque a las personas conocidas a colaborar en la causa.

148ab6cb-48ef-483b-87c8-d26a1e87c911

Una vez en destino, se contacta con organizaciones no lucrativas locales o puede viajar personalmente a los pueblos para poner los filtros en funcionamiento por sí mismo. Por lo general, se trata de un sistema sencillo, sólo es necesario un tarro de pintura vacío y un cuchillo para perforarlo e incorporar el grifo.

Asimismo, dentro de los proyectos de Waves for Water destaca la agrupación con ONGs de distintos países o agencias gubernamentales, donde se trabaja en conjunto para implementar soluciones a gran escala. Un ejemplo es 4×4 for Water, una iniciativa que se lleva a cabo por estos días en Brasil, en asociación con la compañía Mitsubishi. El proyecto se realiza en el contexto de la edición número 21 del Rally dos Sertoes, donde se visita a las comunidades vecinas para donar filtros que limpian y purifican el agua, además de ofrecer charlas educativas respecto al manejo de este recurso. Hasta el momento, el programa asistió a 110 familias y decenas de escuelas locales, en un trayecto de tres mil kilómetros entre los estados de Goiás y Tocantins.

En Brasil también se destaca la iniciativa Sede De Vencer, que consiste en una asociación con la súperestrella de fútbol Neymar para llevar agua potable a más de 85 mil brasileños que viven en las ciudades que serán sede de la Copa Confederaciones en 2014.

d0d1acef-2051-4688-a0d7-09d93e2aa261

Pero eso no es todo. Waves for Water además desarrolla acciones en otros puntos Latinoamérica, como por ejemplo en Perú, donde -desde 2011- trabaja en asociación con la fundación Vanishing Cultures Foundation, Inc., incorporando filtros en el pueblo nativo de Q’ero. También colaboró en zonas afectadas por desastres naturales, como Chile y Haití, ambas perjudicadas por dos grandes terremotos en 2010. En el mundo, se hizo presente ante situaciones de emergencia en Indonesia, Bali, Pakistán y Samoa, entre otros lugares.

Con más de cien mil filtros repartidos y un impacto en 7.500 millones de personas, Waves for Water tiene previsto profundizar en estas propuestas y colaborar en nuevos países para que cada vez más habitantes tengan acceso a un agua limpia y segura.

¿Qué te pareció esta iniciativa?

ADN Discovery