Uso hídrico agrícola y tratamiento de aguas servidas, los retos

El uso adecuado de los recursos potables en la agricultura para la producción de alimentos y el tratamiento de las aguas servidas son dos tareas pendientes a las que tiene que hacer frente América Latina, advirtieron expertos reunidos en Ciudad de Panamá.

 

Uso hídrico agrícola y tratamiento de aguas servidas

Los participantes del Primer Foro Regional para Organismos de Cuencas de América Latina: “Fortaleciendo la gobernanza del agua para la seguridad alimentaria y energética” también señalaron que otro problema es que muchas de las instituciones rectoras del agua en la región son jóvenes y los marcos normativos obsoletos.

Destacaron en ese sentido que la visión que se impone a futuro es la gestión integrada de los recursos hídricos con la participación de los Gobiernos, el sector privado, los organismos de cuencas y la población en general.

La mexicana Mara Murillo, directora regional adjunta del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), que auspicia el foro junto al Ministerio de Ambiente de Panamá, indicó a periodistas que la calidad del agua y su contaminación son temas en los que igualmente se pueden impulsar acciones en conjunto.

Murillo añadió que los retos en la problemática del agua y su vinculación con el desarrollo van desde el tema de la gobernanza, la tecnología, la asignación adecuada de recursos para avanzar en su mejor gestión, hasta una mayor eficiencia y un mejor consumo del líquido.

Maximiliano Campos Ortiz, especialista de agua del Departamento de Desarrollo Sostenible de la Organización de Estados Americanos (OEA), dijo que uno los problemas “más serios” que enfrenta América Latina es el uso del agua en la agricultura.

Ortiz reconoció que la producción de alimentos tiene una “gran prioridad” en una región que crece, pero que parte de la gestión en el manejo de cuencas es “volver más eficientes los usos (de este recurso) por parte de la agricultura”.

El funcionario del organismos interamericano opinó que hay que ir “mejorando el uso del agua para la agricultura, para el riego y para producir más alimentos, o biocombustible”.

Leer artículo completo en Imparcial


banner-edar-pie-post