Uso de aguas servidas en agricultura genera mayor productividad.

La escasez cada vez mayor de las aguas dulces debido al crecimiento demográfico y al cambio climático, ha dado lugar al uso creciente de aguas residuales para la agricultura, agroforestería periurbana, acuicultura, entre otros.

 

 

Al respecto, el oficial técnico en calidad de agua de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en  Roma, Javier Mateo-Sagasta, señaló que la utilización de aguas servidas (residuales) normalmente son más productivas que las aguas dulces que no contienen algún tipo de fertilizante.

En ese sentido, indicó que las aguas servidas contienen más nutrientes como fósforo y nitrógeno lo que mejora los rendimientos de los cultivos, por lo cual si estas aguas son tratadas debidamente mejorarán la productividad.

“Las aguas residuales se pueden disponer durante todo el año, contiene nutrientes y materia orgánica, genera mayores rendimientos, mayor rango de cultivos, más cultivos al año (garantizando la seguridad alimentaria), se obtiene mayores ingresos y es amigable con el medio ambiente”, aseveró.

Sin embargo destacó que al ser estas aguas más salinas corren mayor riesgo de contraer enfermedades o plagas, por lo que es necesario que al terreno de cultivo se le realice dosis de lavado (para lavar las sales de la tierra cuando se acumula), además se debe seleccionar un cultivo que sea tolerante a la salinidad.

Tipos de reutilización

Por otro lado, Javier Mateo, refirió que para reutilizar el agua hay distintas maneras de hacerlo, siendo la mejor forma regenerando el agua, pero debido a su alto costo solo es aplicado en países de Europa y América del Norte, mientras que las aguas residuales parcialmente tratadas o sin tratar son las que se aplican en los países en vías de desarrollo.

“En las aguas residuales parcialmente tratadas, la obtención de agua de calidad depende del sistema de tratamiento que reducirá la contaminación y si se combina con otras tecnologías pueden obtenerse agua de calidad, en cambio, las aguas sin tratamientos dependerán del grado de dilución, si es alto, los contaminantes se diluyen y la concentración en las masas de agua será bajo por lo tanto la calidad del agua también sería razonable”, explicó.

Igualmente, el oficial técnico en calidad de agua de la FAO destacó que existen sistemas de tratamiento a bajo costos, los cuales han permitido que se instale en Colombia, Chile, y para que en otros países de la región se ponga en práctica es necesario que se concientice a los productores sobre los beneficios de la reutilización del agua, y reciban ayuda por parte del Estado.

Fuente: AGRO 2.0