Una ciudad de California aprende a vivir sin agua

Frente a la sede de bomberos de la ciudad de Porterville, en California, Pete Rodríguez rellena desde lo alto de su camioneta una docena de cubos de agua de un cisterna: lo hace con esmero, porque atrás otro chofer espera impaciente su turno para hacer lo mismo. Rodríguez forma parte del centenar de vecinos del Valle Central de California que no tienen agua por la sequía.

 

Porterville-California-Valle-Central-AFPARCHIVO_LNCIMA20141020_0010_32Un puente peatonal se extiende sobre un cauce totalmente seco en Porterville, California.

 

Frente a la sede de bomberos de la ciudad de Porterville, en California, Pete Rodríguez rellena desde lo alto de su camioneta una docena de cubos de agua de un cisterna: lo hace con esmero, porque atrás otro chofer espera impaciente su turno para hacer lo mismo.

Rodríguez forma parte del centenar de vecinos y comerciantes de esta pequeña localidad del Valle Central de California que no tienen agua por culpa de la terrible sequía que desde hace tres años afecta esta zona del oeste de Estados Unidos.

“Tengo dos baldes cerca de los baños y otro en la ducha”, explicó Pete, al relatar parte de las penurias que debe vivir ante esta situación extrema. Solo unas 430 de las 450.000 personas que viven en el condado de Tulare, al que pertenece Porterville, tienen el servicio de agua corriente actualmente.

Leer artículo completo en La Nación