Un pez mexicano: la pista sobre un pasadizo subterráneo en la frontera

Una especie que se creía endémica de México ha aparecido en Estados Unidos. Un investigador de la Universidad Texas estudia la razón.

 

pez-pasadizo- subterráneo

Es color rosa pastel, no tiene ojos, mide solo 7 centímetros y casi imposible de encontrar. El bagre ciego de Múzquiz es una rara especie de pez que solo habita en las aguas profundas de la zona norte de Coahuila, o al menos eso se creía. En mayo de 2016, un grupo de investigadores en Texas descubrió por primera vez un par nadando en una cueva subterránea en el sur de ese Estado, del otro lado de la frontera. ¿Cómo llegaron ahí? Es la pregunta que Dean Hendrickson, ictiólogo (zoólogo de peces), de la Universidad de Texas, busca responder.

“Estos peces proporcionan evidencia para apoyar la teoría de que existe un conducto de aguas subterráneas que conecta ambos lados de la frontera”, explica Hendrickson a Verne vía telefónica. “Lo que aún no sabemos es si la especie se trasladó de México hace mucho tiempo y se estableció aquí o si viaja de un lado a otro constantemente”. Este sistema de cuevas subterráneas se encuentra en la cuenca del Río Bravo, que atraviesa la frontera de México y Estados Unidos. Algunas pueden alcanzar hasta los 100 metros de profundidad. “En época de lluvias, el nivel de agua aumenta y los peces pueden llegar a las zonas menos profundas”, agrega el investigador. “De otra manera no hubiera sido posible encontrarlos, porque ellos pueden nadar entre ranuras muy estrechas que son inaccesibles para nosotros”.

Jack Johnson, un directivo de la zona natural protegida Amistad Recreation Area, donde se hallaron los bagres, detectó un grupo de peces con las características similares a esta especie cuando exploraba las cuevas en abril de 2015. Después de varias sesiones de búsqueda, un grupo de biólogos de la consultora de sistemas acuáticos Zara Environmental, encontró los peces en mayo. Un mes después, Hendrickson logró identificarlos como bagres ciegos de Múzquiz. El 17 de junio, la Universidad de Texas en Austin, informó del hallazgo en su web. Desde entonces, la noticia se ha publicado en medios como The Guardian, Time y Newsweek.

Leer artículo completo en EL PAÍS