Un grifo, un derecho

El agua es un bien escaso y se ha convertido en un recurso estratégico tan valioso que en algunos países han llegado a producirse conflictos armados por lograr su control. Pese a los compromisos internacionales por mejorar esta situación, en pleno siglo XXI, 663 millones de personas en el mundo siguen sin tener acceso a agua potable, declarado Derecho Humano en 2010.

1436871898_282285_1436875726_noticia_grandeImagen de María José Durán

Se teme que el problema sea más grave de lo que se estima. Tener un grifo cerca de tu hogar te contabiliza como persona con la que se ha cumplido el objetivo de acceder al agua, aunque tengas que recorrer kilómetros hasta llegar a él. No se tiene en cuenta su calidad, cuántas horas al día funciona o cuántas tienes que esperar diariamente para obtenerla”, explica Moisès Subirana, técnico de la campaña de agua de la ONG Ingenieros sin Fronteras. Pobreza, intereses empresariales y gobiernos inestables han hecho que, además, 2.500 millones de personas no tengan acceso al saneamiento y 1.000 niños mueran cada día por enfermedades de transmisión hídrica según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef.

Intereses empresariales y gobiernos inestables han hecho que, además, 2.500 millones de personas no tengan acceso al saneamiento y 1.000 niños mueran cada día por enfermedades de transmisión hídrica

En 1990, la OMS y Unicef comenzaron a monitorizar el acceso a agua y saneamiento en el mundo. En aquel momento, 1.300 millones de personas no disponían de él, casi la mitad de la población mundial carecía de letrinas mejoradas y el 25% de los habitantes del planeta defecaba al aire libre. En el año 2000, la ONU firmó los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), con los que se comprometía reducir estas cifras a la mitad para 2015. Esta fecha límite ha llegado y, aunque la mayoría de países han cumplido su promesa, todavía estamos muy lejos de cumplir el objetivo global en saneamiento en vista de los datos del informe final de las dos organizaciones publicado el en junio de este año.

1436871898_282285_1437565541_sumario_grandeUnas mujeres cargan agua en Mauritania / FRANCOIS LENOIR (ACH)

En 2010, según el documento, el objetivo de acceso al agua ya estaba cumplido y el 77% de la población mundial disponía del recurso. En 2015, la cifra alcanza el 91%, según la ONU. Pese al optimismo que pueden infundir estas cifras, los datos en materia de saneamiento están muy lejos de alcanzarse. En el informe final de la OMS se estima más de un tercio del planeta sigue sin poseer instalaciones mejoradas (cuando debía ser menos de la cuarta parte) y, de ellas, 946 millones continúan defecando al aire libre (cuando debían ser 750).

Leer artículo completo en EL PAÍS