Siria: UNICEF denunció que más de 100 mil niños beben agua contaminada en Alepo

Más de 100 mil niños en el este de Aleppo están obligados a beber agua contaminada debido a los daños en las redes hídricas y en las conexiones subterráneas durante los bombardeos intensos de los aviones rusos y del gobierno sirio.

ciudadano-sirio-rescata-a-un-nino

La alarma fue lanzada por la agencia de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y llegó poco antes de otro pedido dramático de la Organización Mundial de la Salud (OMS), según la cual se necesita crear de inmediato corredores humanitarios para evacuar a la población de Aleppo este.

La ONU afirmó que en los barrios asediados y bajo ataques permanecen 275 mil civiles.

A expensas de los bombardeos de los últimos días, en los cuales murieron más de 200 personas según evaluaciones estimativas, fueron puestos en la mira hospitales, ambulatorios y médicos.

Los heridos en Aleppo no pueden ser socorridos y puestos a salvo, afirmó la OMS.

Según el Observatorio Nacional para los Derechos Humanos (ONDUS), al menos 11 personas murieron en las últimas horas en esa ciudad, pero la cantidad está destinada a aumentar a causa del alto número de heridos graves.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que siempre excluyó una zona de no vuelos en Siria, acusó a Rusia y al gobierno sirio de “violar de modo evidente el derecho internacional”.

Días pasados, el Estado mayor de las fuerzas armadas sirias había pedido a los civiles que quedan en Aleppo abandonar la ciudad para no ser alcanzados por la ofensiva de Moscú y Damasco en nombre de la “lucha al terrorismo”.

A pocos días del primer aniversario del comienzo de las operaciones militares rusas en Siria, se combatió incluso lejos de Aleppo. Milicias de las oposiciones lograron avanzar contra las fuerzas lealistas al norte de Hama, en el centro del país, y los gubernamentales anunciaron una contraofensiva.

En tanto, la ONG ONDUS denuncia el asesinato por parte de guardias de fronteras turcas de 12 civiles, entre ellos cinco menores de edad, en tres distritos aledaños a la frontera entre ambos países, en Qamishli, Tal Abyad y Ras al Ayn.

Según el conteo de ONDUS, asciende a 145 el número de civiles muertos por militares turcos en la frontera desde el comienzo de este año. Entre ellos se cuentan 29 niños y 13 mujeres.

Leer artículo completo en ámbito