Sequía obliga a Semapa a negociar con campesinos

Ante la falta de agua para consumo, la ciudad tendrá que compartir las reservas de las represas que están en la cordillera del Tunari: Wara Wara y Escalerani, con las comunidades que también soportan una intensa sequía a tan sólo dos meses de que haya concluido la temporada de lluvias, en marzo, informó el gerente de Semapa, Gamal Serhan.

 

La represa de Escalerani

“Este año será inclusive más crítico de lo que originalmente preveíamos, porque no sólo es la disminución de las lluvias en  las alturas, sino que además allí se han secado los pastizales”, explicó. Siguió: “Obviamente los campesinos están comenzando a tomar algunas previsiones sobre el agua. Vamos a tener que compartir la poca agua que existe en las alturas con las comunidades”.

Semapa prevé combatir la crisis hídrica con un plan de emergencia que incluye la búsqueda de fuentes alternativas de agua en el Parque Tunari donde están las represas. El lugar es una zona de recarga, sin embargo, muchos acuíferos se han perdido por las construcciones.

Las reservas en los embalses son mínimas este año y no llegaron ni al 80 por ciento de su capacidad, porque las lluvias fueron insuficientes. Afirmó que los campesinos están en “pie de guerra” para defender el agua.

Plan de contingencia
Semapa aprobará un presupuesto de 4,5 millones de bolivianos para el plan de emergencia.

Serhan indicó que la meta es contar con 720 litros por segundo para que la población sólo sienta el impacto de un 20 por ciento menos, debido a que la demanda actual de agua es de 1.800 litros por segundo y la oferta 900. Por las fugas se entregan 570.

A ello se suma que Misicuni redujo la dotación de agua a  Semapa de 300 a 140 litros por segundo. Serhan recalcó que la medida “no es culpa de nadie” sino que se debe a la  falta de agua.

Semapa recibió quejas en la distribución de agua a las zonas altas por falta de presión.

Leer artículo completo en Los Tiempos