Sequía histórica: cuatro países, 40 días sin lluvia, 2 millones con hambre en Centroamérica

Un caluroso día de junio, Gerónimo Carrasco tomó una de las decisiones más duras de su vida. Dijo “la lluvia no llega” y vendió sus dos vacas. “No tengo agua ni comida para darles. Tengo que cambiarlas por alimento para mi familia”, explicó el campesino, dueño de una pequeña parcela en el municipio de San Nicolás, Nicaragua.

 

1410362096_325404_1410362302_noticia_normalVacas pastando en campos amarillentos en Nicaragua.

 

Un caluroso día de junio, Gerónimo Carrasco tomó una de las decisiones más duras de su vida. Dijo “la lluvia no llega” y vendió sus dos vacas.

“No tengo agua ni comida para darles. Tengo que cambiarlas por alimento para mi familia”, explicó el campesino, dueño de una pequeña parcela en el municipio de San Nicolás, Nicaragua.

Aquí la escasez de lluvia se vive en primera persona. Así como Carrasco, miles de pequeños agricultores centroamericanos se han visto obligados a deshacerse de bienes esenciales para su subsistencia ante el embate de una de las mayores sequías en casi medio siglo, que ha puesto al borde de la hambruna a unos 2.000.000 de personas.

Campos amarillentos, hojas secas y tierra agrietada. En este paisaje desolado, solo un milagro puede hacer crecer los frijoles, la base de la alimentación de millones de centroamericanos.

Leer artículo completo en El País