Satélites EE.UU. detectan gran pérdida de agua dulce en Oriente Medio

Un nuevo estudio realizado con datos tomados por satélites de Estados Unidos han revelado que hay una gran pérdida de las reservas de agua dulce de los ríos Tigris y Éufrates. De acuerdo a la investigación, los ríos, con agua pertenecientes a Irak, Irán, Turquía y Siria, han perdido tanta agua como la que hay en el Mar Muerto.

 

Gran pérdida de agua dulce en Oriente Medio.

Gran pérdida de agua dulce en Oriente Medio.

Un nuevo estudio realizado con datos tomados por satélites de Estados Unidos han revelado que hay una gran pérdida de las reservas de agua dulce de los ríos Tigris y Éufrates.

De acuerdo a la investigación, los ríos, con agua pertenecientes a Irak, Irán, Turquía y Siria, han perdido tanta agua como la que hay en el Mar Muerto.

“Es suficiente agua para cumplir con las necesidades de diez millones o hasta cien millones de personas en la región cada año” señaló Jay Famiglietti, el principal investigador del estudio.

La investigación, que será publicada este viernes en la revista Water Resources Research, fue realizada por científicos de la Universidad de California en Irvine, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la Nasa y del Centro Nacional de Investigación Atmosférica.

De acuerdo al estudio, en donde se analizó la disminución de las reservas de agua con los satélites GRACE de la Nasa, se perdieron cerca de 144 kilómetros cúbicos de agua en siete años.

“La información de GRACE muestra un ritmo alarmante de disminución de agua en los ríos Tigris y Éufrates, los que actualmente tiene la segunda pérdida de agua más grande de la Tierra después de la India” señaló Famiglietti.

Parte de la pérdida fue atribuida a una sequía del 2007, mientras que cerca del 60% se debe al bombeo de aguas subterráneas, lo que se incrementa durante y luego de las sequías como método para rescatar agua de las profundidadesSegún informa Famiglietti, en ese período Irak perforó cerca de 1000 nuevos pozos.

De acuerdo a los científicos, con el cambio climático esperan que las sequías de la región se vuelvan más extremas, y estiman que la demanda por agua aumente en un 60% para el 2045.

Famiglietti espera poder visitar la región a finales de este mes para discutir sus descubrimientos y crear conciencia del problema.

“No tienen mucha agua para empezar y están en una parte del mundo que experimentará menos lluvias con el cambio climático” señaló. “Esas áreas secas se están secando aún más. Ellos y todas las personas que viven en áreas áridas en el mundo tienen que comenzar a organizar los recursos de agua disponible lo mejor que puedan”.

Fuente: Panorama Diario