¿Por qué se producen las mareas?

Tiene que ver con lo que llamamos variación de periodicidad diurna, es decir, del orden de un día; en realidad, a menudo, el período de la marea es más corto que un día pero aún así, para hacernos una idea del período característico, lo llamamos diurno. Existe una variabilidad con un periodo mucho más largo, del orden de un año, que llamamos estacional, porque tiene que ver con el cambio de las estaciones.

 

marea-oleaje--644x362Las mareas tienen ciclos dominantes que varían de un lugar a otro

 

En los océanos hay también otros ciclos de subida del nivel del agua, algunos mucho más cortos, como el oleaje, con una periodicidad de segundos, y otros mucho más largos, como las variaciones glaciales-interglaciales que durante el último millón de años ha tenido una periodicidad de cerca de 100.000 años.

Las mareas tienen ciclos dominantes que varían de un lugar a otro, aunque la periodicidad que encontramos con más frecuencia, y en particular en el Mediterráneo occidental, es la de 12,42 horas; a esta marea se la conoce como marea lunar semidiurna. Un periodo de 12,42 horas quiere decir que debe pasar ese tiempo para que la misma fase de la marea se repita; por ejemplo, si estamos en marea baja, para volver a encontrar una marea baja deben pasar 12,42. Esto quiere decir que entre una marea de subida y otra de bajada también pasan unas seis horas. Pero es importante tener en cuenta que el período en realidad es de poco más de doce horas (12,42) y no de seis.

Entonces, ¿por qué encontramos a menudo una marea dominante de 12,42 horas? Esto tiene que ver con lo que llamamos marea de equilibrio. Imaginémonos la Tierra sin continentes y cubierta por un océano de agua de la misma profundidad. La principal fuerza que experimenta este océano es la atracción gravitacional de la Tierra, dirigida hacia el centro de nuestro planeta, pero también experimenta la atracción gravitacional de la Luna (sin la Luna y los demás astros no habría marea). Ahora bien, esta atracción no es la única fuerza astronómica que experimenta el planeta. No solo la Luna gira alrededor de la Tierra: debido a la presencia de la Luna, la Tierra también gira en torno al centro de masa del sistema Tierra-Luna, un centro de masa que, de hecho, se encuentra dentro de nuestro planeta. El resultado de este giro es que el océano que cubre la Tierra experimenta no sólo la atracción gravitatoria de la Luna sino también una fuerza centrífuga, de forma que la suma de las dos fuerzas hace que el océano adopte una forma elipsoidal, con el eje que pasa por las puntas del elipsoide apuntando hacia la Luna: es lo que se conoce como marea de equilibrio.

Leer artículo completo en diario EL PAIS