Por primera vez Estados Unidos reconoce el cambio climático como un riesgo económico

Las advertencias, que llegaron en medio de una renovada discusión pública sobre el recalentamiento planetario, podrían ofrecer una nueva oportunidad para lograr un mayor involucramiento de algunos congresistas conservadores, que niegan la responsabilidad humana en el fenómeno climático.

8497403411_e789a7a47d_z

Por primera vez, una oficina auditora del gobierno de Estados Unidos añadió el cambio climático a la lista de las grandes amenazas financieras del país. También alertó que este país no estaba preparado para afrontar el fenómeno.

Las advertencias, que llegaron en medio de una renovada discusión pública sobre el recalentamiento planetario, podrían ofrecer una nueva oportunidad para lograr un mayor involucramiento de algunos congresistas conservadores, que niegan la responsabilidad humana en el fenómeno climático.

“Los impactos y los costos del desastre climático incrementarán en importancia, conforme los eventos que consideramos ‘raros’ se hagan más comunes e intensos”, alerta el informe de la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno (GAO, por sus siglas en inglés).

“Sin embargo, el gobierno federal no está bien posicionado para afrontar esa contingencia fiscal”, añade.

La lista de “altos riesgos” de la GAO incluye 30 ítems con un particular enfoque en temas de defensa y salud.

Sin embargo, la lista de este año se destaca especialmente por la inclusión del riesgo financiero que supone el cambio climático para el país.

El riesgo financiero del gobierno federal es grande porque cerca de 30 por ciento del país, incluyendo una gran cantidad de infraestructura destinada a proteger a las poblaciones urbanas, podría verse amenazado por cambios imprevistos y drásticos en los sistemas climáticos.

Además, el gobierno administra dos grandes fondos de seguros que podrían verse particularmente presionados para cubrir daños por desastres naturales, alerta la GAO.

En los últimos años han crecido los llamados a que el gobierno asuma sus responsabilidades en casos de desastres. Pero este aún no destina partidas específicas en su presupuesto para este tipo de circunstancias.

Sólo en 2011 los desastres naturales tuvieron un coste de 80.000 millones de euros en Estados Unidos, según apunta la GAO. El año pasado esta cifra casi fue igualada sólo por un desastre natural, la tormenta Sandy que afectó el noreste del país.

Según la GAO son necesarias más medidas y una completa estrategia de adaptación ante el cambio climático porque consideran que el tema está muy politizado y esto conlleva que la legislación vaya más lenta.

Fuente: Diario Ecologia