Política climática y gestión del agua se dan la mano en el Caribe

En el Caribe existe una creciente preocupación porque el cambio climático genere una intensificación del ciclo hidrológico a escala global, por lo que varios actores trabajan para que el tema se incluya en los planes de Gestión Integrada de Recursos Hídricos (GIRH). La base de la GIRH es que los diferentes usos del agua son interdependientes.

 

agua-300x198La fabricante guyanesa de bebidas Banks DIH trata todas las aguas residuales antes de vertirlas al ambiente.

 

En el Caribe existe una creciente preocupación porque el cambio climático genere una intensificación del ciclo hidrológico a escala global, por lo que varios actores trabajan para que el tema se incluya en los planes de Gestión Integrada de Recursos Hídricos (GIRH).

La base de la GIRH es que los diferentes usos del agua son interdependientes. La gran demanda del recurso para irrigar y los flujos residuales contaminados procedentes de la agricultura significan menos cantidad de agua para beber la gente o para la industria.

Las aguas residuales de la industria o municipales contaminan los ríos y amenazan los ecosistemas. Si hay que dejar en el río para proteger la pesca y el ambiente, se podrá desviar una menor cantidad para los cultivos.“Esto es un asunto muy importante para nosotros porque según los escenarios posibles derivados del cambio climático, las estaciones secas serán más secas, los huracanes más intensos”: Natalie Boodram.

Mientras, en el mundo, la variabilidad climática, sumada a nuevos desarrollos socioeconómicos y ambientales, ya comenzó a tener un gran impacto.

Leer artículo completo en Tendencias21