Palestinos sin agua desde hace un mes

Decenas de miles de palestinos residentes en el campo de refugiados de Shu’fat, ubicada en Al-Quds (Jerusalén), no tienen acceso al agua desde hace más de un mes, por lo que muchos residentes están comprando agua embotellada para subsistir. Aunque el barrio de Shu’fat sufría también en el pasado escasez de recursos de agua, la situación ha empeorado en lo que va de 2014.

 

image_previewLa escasez de agua es uno de los problemas esenciales de todos los palestinos y la falta de este recurso natural aumentó en 2013 por la construcción de asentamientos ilegales israelíes que se incrementó en un 123 por ciento.

 

Decenas de miles de palestinos residentes en el campo de refugiados de Shu’fat, ubicada en Al-Quds (Jerusalén), no tienen acceso al agua desde hace más de un mes, por lo que muchos residentes están comprando agua embotellada para subsistir.

Aunque el barrio de Shu’fat, con una población total de 80 mil personas, sufría también en el pasado escasez de recursos de agua, la situación, según los habitantes, ha empeorado en lo que va de 2014.

Desde 1967, cuando ocurrió la Guerra de los Seis Días, el Gobierno de Israel explotó ilegalmente los recursos hídricos de palestinos y les negó el acceso libre a sus aguas.

Actualmente, la escasez de agua es uno de los problemas esenciales de todos los palestinos.

Entre tanto, en Cisjordania donde habitan 500 mil colonos israelíes, el consumo de agua por estas personas es seis veces más que el de los 2,6 millones de palestinos que viven ahí.

En la Franja de Gaza la situación es aún peor. Según informó el año pasado la Organización de Naciones Unidas (ONU), el enclave costero de Gaza en 2020 no será un lugar habitable, puesto que, el duro bloqueo israelí y la falta de agua potable hacen la vida en la Franja como un infierno terrenal.

En abril de 2013, el Centro de Investigación sobre la Tierra (Land Research Center), una organización no gubernamental palestina, informó que los israelíes residentes en los asentamientos de Yiztar y Baracha también utilizan fuentes de agua de los palestinos en la aldea de Burin, en el norte de la provincia cisjordana de Naplusa, para criar peces.

La falta de recursos hídricos para los palestinos aumentó además, en el año 2013, cuando la construcción de asentamientos ilegales israelíes incrementó un 123 por ciento.

La limitación del acceso al agua por Israel a los palestinos contradice un artículo de la Carta de la ONU, el cual establece el 28 de julio de 2010, el Derecho al Agua como un derecho para todos los seres humanos, por encima de cualquier discriminación racial.

Telesur