Las necesidades de agua requerirán una inversión de 1,8 billones de dólares anuales

El informe sobre la necesidad de agua para el desarrollo y crecimiento sostenibles realizado por el Instituto para el Agua, Medio Ambiente y Sanidad de la ONU (Inweh), con sede en la localidad canadiense de Hamilton, y la Oficina de la ONU para el Desarrollo Sostenible, señala que esas inversiones se tendrán que hacer durante veinte años a partir de 2015.

safe_drinking_water_senegal_138754Agua en Senegal/ONU

 

Las inversiones precisas para satisfacer las necesidades de agua en el mundo ascenderán a 1,8 billones de dólares anuales, pero los beneficios de esa inversión serían 3 billones de dólares, según un informe difundido hoy por la ONU.

El informe sobre la necesidad de agua para el desarrollo y crecimiento sostenibles realizado por el Instituto para el Agua, Medio Ambiente y Sanidad de la ONU (Inweh), con sede en la localidad canadiense de Hamilton, y la Oficina de la ONU para el Desarrollo Sostenible, señala que esas inversiones se tendrán que hacer durante veinte años a partir de 2015.

El director de Inweh y uno de los autores del estudio, Zafar Adeel, dijo a Efe que estudios anteriores indican que, si no cambian los planes de consumo y suministro de agua en el mundo, para 2030 la diferencia entre la demanda de agua y el suministro será del 40 %.

Adeel también señaló que la recompensa por esas inversiones ascenderá a unos beneficios directos de más de 3 billones de dólares gracias al ahorro en sistemas sanitarios, preservación de ecosistemas y la creación de medios de sustento para las poblaciones más necesitadas.

Pero el director de Inweh advirtió de la necesidad de enfrentarse directamente a la corrupción que estos proyectos atrae y que califica como “el elefante en la habitación del que nadie quiere hablar”.

Paraél, “un tercio” del total del dinero destinado a proyectos de agua y salubridad se pierde debido a la corrupción.

“Alrededor de un tercio de las inversiones destinadas a estos proyectos se desvía en varias formas de corrupción en vez de dedicarse a los proyectos originales”, dijo Adeel.

“Todos hablamos de cuánta inversión se destina y cuánto será necesario en el futuro, pero nadie habla de la sangría que supone la corrupción”, añadió.

Otro efecto de “la corrupción de la estructuras de gobierno” que afecta a los proyectos de infraestructura de agua es que la burocracia tiende a favorecer proyectos de gran envergadura que no siempre son los más efectivos o apropiados, agregó.

“La corrupción favorece los mayores proyectos de infraestructura, particularmente a nivel nacional, y tiene menos interés en los proyectos más pequeños y comunitarios, porque según nuestros cálculos hay más posibilidades de corrupción en los grandes proyectos” explicó.

Por ello, el estudio señaló la necesidad de que, del dinero en inversiones en los próximos años, “una parte significativa” vaya destinada “a mejorar la gobernación y las instituciones y sobre todo a que se rindan cuentas sobre lo que consiguen las inversiones”.

Leer artículo completo en El Economista