Mhrat Haile, de Etiopía: “Dedicaba cinco horas al día a buscar agua”

Para Mhrat Haile, una mujer etiope que vive en el distrito de Boloso Sore, la vida era especialmente dura cuando no podía acceder a agua limpia cerca del poblado (kebele) donde vive. “Dedicaba hasta cinco horas al día a buscar agua”, según cuenta, además de tener que ocuparse de los niños, la comida, cultivar las parcelas familiares, lavar la ropa y recolectar leña.

 

198479-620-282Mujeres, niños y ancianos son los más afectados en el mundo por la falta de acceso a fuentes de agua limpia y potable.

 

Para Mhrat Haile, una mujer etiope que vive en el distrito de Boloso Sore, la vida era especialmente dura cuando no podía acceder a agua limpia cerca del poblado (kebele) donde vive. “Dedicaba hasta cinco horas al día a buscar agua”, según cuenta, además de tener que ocuparse de los niños, la comida, cultivar las parcelas familiares, lavar la ropa y recolectar leña.

Su suerte cambió gracias a la ONG internacional Oxfam Intermon y a la local Acts of Compassion, que colaboraron para construir en su pueblo un pozo de bombeo (ver foto). La instalaron a pocos metros de su choza, y los vecinos le dieron a ella la responsabilidad y custodia de la fuente. “Tener agua potable al lado de casa significa menos enfermedades, más higiene, mejores cosechas y sobre todo más tiempo, más educación y menos pobreza”, reconoce.

Como responsable de la fuente y de la bomba, Mhrat no solo tiene que asegurarse de que cada familia coge la cantidad que le corresponde, sino que ha de vigilar que no entren animales en el recinto y que no se rompa nada. Además, gracias a que ahora dispone de más tiempo para ella, ha recibido formación específica en higiene: Ha construido una letrina en su casa con el fin de evitar que los residuos suyos y de su familia contaminen los acuíferos y, por lo tanto, el agua limpia que ahora consumen.

Leer artículo completo en 20 Minutos