“Memoria del foro sobre seguridad hídrica y alimentaria” Publicación (PDF descargable)

A pesar de esta situación, en general, en Centroamérica y República Dominicana se cuenta con recursos hídricos suficientes en términos de cantidad; sin embargo, la disponibilidad de estos recursos para la agricultura se ve afectada por la irregular distribución espacial y temporal de la precipitación, la insuficiencia de obras de regulación, la degradación de las cuencas y la calidad del agua, lo cual afecta negativamente, como ya se ha mencionado, la capacidad de producción de alimentos.

Memoria Foro GWP 2012 FIN_Página_01

Descargar libro

Actualmente, la Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) es considerada como uno de los desafíos más grandes que enfrenta la humanidad y está estrechamente relacionada con retos claramente definidos en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), como la reducción del hambre y de la pobreza extrema.

Lograr la reducción de la inseguridad alimentaria y nutricional no es una tarea fácil, dado que debe alcanzarse considerando el cambio climático con sus implicaciones sobre aspectos claves para los seres humanos, como los recursos hídricos, la salud, la energía, y la biodiversidad, entre otros.

En nuestros días, el cambio climático está alterando la capacidad y la forma de producción de la agricultura, en especial al disminuir el agua disponible en cantidad y calidad.

Claramente, este efecto adverso del cambio climático ocasiona una mayor dificultad para tener acceso a los alimentos, a lo cual debe sumarse la volatilidad de los precios y los problemas que los eventos hidrometeorológicos extremos provocan sobre los medios de vida y la biodiversidad.

La creciente población mundial requiere cada vez más una mayor cantidad de alimentos. Debido a ello, ejerce una fuerte presión sobre la producción de alimentos y sobre los recursos naturales, en especial sobre el agua, la cual escasea en algunas regiones, por ejemplo, en el corredor seco del istmo centroamericano.

A pesar de esta situación, en general, en Centroamérica y República Dominicana se cuenta con recursos hídricos suficientes en términos de cantidad; sin embargo, la disponibilidad de estos recursos para la agricultura se ve afectada por la irregular distribución espacial y temporal de la precipitación, la insuficiencia de obras de regulación, la degradación de las cuencas y la calidad del agua, lo cual afecta negativamente, como ya se ha mencionado, la capacidad de producción de alimentos.

Los efectos adversos de la variabilidad y el cambio climático sobre la producción de alimentos tienen una repercusión muy importante en la región centroamericana, ya que en ella entre el 80 y 98 por ciento de los rubros agropecuarios dependen de la precipitación.

Dentro de este contexto, es necesario establecer un diálogo entre los especialistas del sector agrícola y del sector hídrico para lograr una mejor coordinación entre ambos y la identificación de acciones que promuevan la seguridad alimentaria, nutricional e hídrica de la población de Centroamérica y de República Dominicana.

Asimismo, es necesario sensibilizar y capacitar a estos especialistas con respecto al intrínseco nexo existente entre el agua y la seguridad alimentaria y nutricional. Por ello, la Asociación Mundial para el Agua, capítulo Centroamérica (GWP Centroamérica), la Secretaría Ejecutiva del Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC), el Servicio Nacional de Riego y Avenamiento (SENARA), de Costa Rica, y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), de Costa Rica, organizaron el Foro Centroamericano y de República Dominicana de Seguridad Hídrica y Alimentaria: El Nexo entre el Agua y la Producción de Alimentos.