Marte albergó agua caliente

Se ha determinado en un nuevo estudio que antiguamente el Planeta Rojo acogió agua caliente, a temperaturas de entre 50 y 150 grados centígrados.

 

Recreación artística de un antiguo mar en Marte, así como un río desembocando en él. (Imagen: NASA)

Recreación artística de un antiguo mar en Marte, así como un río desembocando en él. (Imagen: NASA)

Las fracturas hidrotermales alrededor de cráteres de impacto en Marte pudieron ser un entorno habitable para la vida microbiana.

Hay microbios terrestres que viven en ambientes acuáticos similares, como ocurre en las fuentes termales volcánicas del Parque de Yellowstone, tal como subrayan los autores del estudio.

Esta nueva investigación se basa en un examen detallado de meteoritos marcianos caídos en la Tierra, hecho mediante potentes microscopios en el Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Leicester, Reino Unido. Después del análisis inicial efectuado aquí, se realizó un trabajo de modelado computerizado en la Universidad Abierta (Open University) en Milton Keynes, Reino Unido.

Aunque los robots de superficie y los orbitadores en Marte son la principal herramienta para estudiar los minerales de ese planeta, la comunidad científica también dispone de algunos meteoritos de origen marciano aquí en la Tierra. Estos meteoritos se pueden dividir en tres clases principales, de las cuales hay una de especial interés por contener vetas de minerales formados por la acción del agua cerca de la superficie de Marte.

El equipo de John Bridges, de la Universidad de Leicester, estudió esos minerales de modo muy detallado. Se conocen ocho meteoritos marcianos de este tipo, y todos tienen pequeñas pero significativas diferencias entre ellos y en sus minerales forjados o modificados por el agua

El meteorito de Lafayette es uno de ellos, pudiendo encontrarse en sus vetas la más completa sucesión de minerales de formación geológica posterior. Cuidadosas investigaciones de los minerales con microscopios electrónicos han revelado que el primero de los minerales que se formaron a posteriori a lo largo de los bordes de la veta fue el carbonato de hierro. El carbonato habría sido formado por agua rica en CO2, a temperaturas de unos 150 grados centígrados. Al enfriarse el agua hasta unos 50 grados, se habrían formado los minerales de arcilla, que luego fueron seguidos por una fase amorfa que tiene la misma composición que la arcilla.

Hay microbios que utilizan las reacciones durante la formación de minerales para obtener energía y elementos esenciales para su supervivencia.

Lo que calentó el agua pudo ser un impacto en la superficie marciana, capaz de excavar un cráter y generar calor, tal como aventura Bridges. “Solo hay que mirar un mapa de Marte para ver cuán numerosos son en la superficie marciana”, agrega Susanne Schwenzer, de la Universidad Abierta.

Fuente: Noticias de la Ciencia