Los humedales saludables son fundamentales para alimentar a la creciente población mundial

El domingo 2 de febrero, Día Mundial de los Humedales, la Convención sobre los Humedales hace un llamamiento para aumentar la cooperación entre los sectores de la agricultura, los recursos hídricos y los humedales a fin de velar por que los humedales sigan aportando agua limpia, alimentos y muchos otros beneficios para los seres humanos y la naturaleza.

 

dia-mundial-humedalesDomingo 2 de febrero, Dia Mundial de lo Humedales

 

El 70 % del agua que se extrae de humedales – acuíferos, ríos y lagos – en todo el mundo se utiliza en la agricultura. Los humedales sustentan la agricultura suministrando agua, vías de transporte y suelos fértiles, pero también lo hacen directamente al aportar alimentos y otros productos, como bálago o biocombustible. También ofrecen beneficios aguas abajo, por ejemplo al ayudar a almacenar agua para el consumo y la producción de energía y al proporcionar hábitat para los animales locales y migratorios.

La producción de alimentos debe aumentar un 60 % para satisfacer las necesidades de una población mundial cada vez más numerosa que en 2050 podría superar los 9.000 millones de personas. Se calcula que el consumo de agua en la agricultura aumentará un 19 %, en gran parte para su utilización en sistemas de riego en zonas donde el agua ya escasea.

“Los humedales suministran todo el agua que usamos en nuestra vida diaria, así como la que tanto necesitamos para nuestros cultivos y para producir alimentos,” ha dicho Christopher Briggs, Secretario General de la Convención de Ramsar sobre los Humedales. “También reducen el impacto de las tormentas, inundaciones y sequías, y depuran el agua contaminada. Es importante mantener los humedales y manejarlos racionalmente para garantizar que sigan sustentando a la agricultura.”

Las crecientes demandas de agua y tierra con fines agrícolas suponen una amenaza cada vez más seria para el futuro de los humedales. El avenamiento y la conversión de los humedales para la producción de cultivos o la acuicultura son ejemplos muy notorios; igualmente pernicioso es el uso generalizado de plaguicidas y fertilizantes, que contribuye a contaminar los humedales.

La degradación de esas zonas puede tener importantes repercusiones sociales, además de consecuencias ambientales. Es fundamental la implicación de los interesados directos locales en el manejo de los humedales y en la toma de decisiones. Por ejemplo, podría resultar difícil hacer cumplir la normativa nacional e internacional en situaciones locales donde es grande la presión que se ejerce en la tierra fértil. En tales contextos, incentivar a los agricultores para que conserven sin explotar parte de sus humedales, a fin de garantizar que estos continúen sanos y sigan ofreciendo beneficios y servicios, podría arrojar beneficios mutuos para los agricultores y el medio ambiente.

La agricultura en humedales sostiene los medios de subsistencia de muchos millones de personas en todo el mundo. En muchos lugares brinda a las personas una oportunidad de salir de la pobreza. “El requisito clave para lograr un desarrollo sostenible es encontrar un equilibrio adecuado entre los diferentes usos de un humedal y la amplia variedad de beneficios que este suministra,” dice Matthew McCartney, del Instituto Internacional del Manejo del Agua.

Las prácticas agrícolas que permiten mantener los humedales saludables abarcan sistemas de riego eficientes y cultivos que resisten la sequía. La agricultura orgánica y otras prácticas que reducen la contaminación del agua también pueden contribuir al mantenimiento de los humedales.

En un contexto más amplio, la pesca de captura en humedales es un factor vital para la seguridad nutricional y alimentaria de numerosas comunidades en todo el mundo en desarrollo. “La diversidad y el valor de los peces, crustáceos, moluscos, anfibios y plantas silvestres que se encuentran en los humedales del mundo sustenta directamente la vida de más de 60 millones de personas en el mundo en desarrollo. Sin embargo, estos recursos se ven a menudo amenazados por decisiones relativas al desarrollo nacional que se adoptan sin conocer el valor que dichos recursos entrañan”, dice Devin Bartley, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

“La experiencia y las observaciones en muchos humedales indican que los enfoques más eficaces suelen consistir en la aplicación de soluciones locales basadas en conocimientos locales e inscritas en el marco de iniciativas de mayor alcance,” ha dicho Christopher Briggs. “Solo si compartimos los conocimientos y las soluciones y fomentamos la colaboración entre los sectores de la agricultura, los recursos hídricos y los humedales, podremos afrontar el desafío de alimentar a 9.000 millones de personas en 2050.”

The Ramsar Convention