Los árboles disponen de un reloj interno que regula uso del agua por la noche

El estudio, según ha informado hoy la universidad leridana, está liderado por el Instituto medioambiental Hawkesbury de la University of Western Sydney (Australia) y tiene implicaciones importantes a la hora de modelizar el balance hídrico de los ecosistemas forestales y, por lo tanto, su impacto en el clima. Sus autores plantean la necesidad de tener en cuenta la regulación interna de los árboles para predecir con exactitud los requerimientos y el uso de agua, sobre todo ante futuros cambios ambientales.

Foto int agua arbol

Los árboles tienen un despertador interno que afecta a su balance hídrico, según ha quedado demostrado por primera vez mediante un estudio liderado por una universidad australiana en el que participa la Universitat de Lleida y que ha sido publicado en la revista New Phytologist.

El estudio, según ha informado hoy la universidad leridana, está liderado por el Instituto medioambiental Hawkesbury de la University of Western Sydney (Australia) y tiene implicaciones importantes a la hora de modelizar el balance hídrico de los ecosistemas forestales y, por lo tanto, su impacto en el clima. Sus autores plantean la necesidad de tener en cuenta la regulación interna de los árboles para predecir con exactitud los requerimientos y el uso de agua, sobre todo ante futuros cambios ambientales.

El estudio señala que los pequeños poros de las hojas, llamados estomas, se cierran durante la noche porque no hay posibilidad de realizar la fotosíntesis. Así los árboles evitan pérdidas innecesarias de agua. Pese a ello, los investigadores han constatado que después de la puesta del sol el cierre estomático es máximo, pero poco después de la medianoche los poros se abren de nuevo y facilitan el transporte de agua del suelo a la atmósfera, a través de la planta.


Leer más

La Vanguardia