Las aguas residuales de los asentamientos israelíes constituyen una amenaza ambiental

Un informe del Ministerio de Protección del Medio Ambiente de Israel ha revelado que 2,2 millones de metros cúbicos de aguas servidas fluyen anualmente de los asentamientos ilegales del país en Cisjordania directamente en los canales o pozos negros sin pasar por ningún centro de tratamiento. Según el periódico Haaretz, el informe se ha derivado a la Administración Civil de Israel en el territorio palestino ocupado.

 

45571a

El informe del Ministerio indica que casi un tercio de las instalaciones de tratamiento de aguas residuales en los asentamientos ilegales en Cisjordania, o bien no están actualizados o no en funcionamiento. La mayor parte de instalaciones fueron diseñadas para tratar el 28 por ciento de la cantidad de aguas residuales ahora producidas. Existe una verdadera amenaza de contaminación de los recursos hídricos y del medio ambiente en general en toda Cisjordania como resultado directo de las aguas residuales intratadas que vienen de los asentamientos.

Haaretz dijo que el informe cubre más de 150 compuestos de asentamiento donde viven alrededor de 350.000 colonos israelíes. La gran mayoría de las aguas residuales es doméstica, no industrial. Por ejemplo, alrededor de 1.000 colonos judíos viven en el asentamiento de Yitzhar en tierras palestinas en Nablus. Sus aguas no pasan por ningún proceso de tratamiento antes de ser filtrada a través de cinco lugares en la ciudad palestina, que tiene una planta de tratamiento de aguas residuales.

La preocupación más primordial, dice el informe, es del asentamiento de Elqana, hogar de 4.000 colonos. Las aguas residuales se filtraron directamente en el depósito de agua más grande de Cisjordania en Al-Yarkoun.

Mayoría de los israelíes, alega Haaretz, ignora estos hechos y siempre culpa a los palestinos por poner en peligro el medio ambiente y los recursos hídricos.

Palestina Libre