La Cumbre del Agua defiende el acceso al agua como un derecho humano

El acceso universal al agua potable y al saneamiento es un derecho humano que debe garantizarse a todos los hogares, centros de trabajo e incluso a los refugiados, según recogió hoy la declaración final con la que culminó en Budapest la “Cumbre del Agua”.

 

 

635171146685515788wEl presidente del Comité Nacional de la séptima edición del Foro Mundial del Agua, el coreano Jung-moo Lee, pronuncia un discurso de clausura durante la Cumbre del Agua celebrada en Budapest (Hungría) hoy, viernes 11 de octubre de 2013. EFE/Laszlo Beliczay

Los 1.500 participantes coincidieron en la necesidad de “lograr el acceso general y universal al agua potable y al saneamiento, como parte de los derechos humanos en todos los hogares, escuelas, centros de salud, lugares de trabajo y otros, como en casos de emergencia y en los campos de refugiados”.

La ONU estima que en el año 2030, el 40 por ciento de la humanidad sufrirá escasez de agua, a raíz de una demanda que crecerá en un 40 por ciento en relación con la actual.

El ministro de Exteriores húngaro, János Martonyi, llamó la atención, en la rueda de prensa final del foro, a que los problemas del agua están relacionados con la pobreza.

“El agua debe unir y no separar, debe ser una fuente de la fuente de la prosperidad y no de la miseria”, afirmó.

Para lograr estos fines “se deben mejorar los diferentes sistemas que gestionan los recursos hídricos”, subraya el documento final de la cumbre, que no olvida la importancia de proteger los ecosistemas.

Leer artículo completo en ELPAIS.CR