Indígenas de Canadá protestan por una misteriosa agua azul: “Nos trajeron muerte”

Las autoridades de Canadá y la empresa Imperial Metals se niegan a limpiar el lago Quesnell, uno de los más profundos del mundo, afectado por un derrame de metales pesados. Indígenas y científicos alertan de que una extraña pátina azul cubre el agua. El derrame se produjo el 4 de agosto cuando estalló una represa cerca de la mina de oro y cobre Mount Polley.

 

5aa8c41ee8922034d9631e2b381c44c3_article“Al tocar el agua se siente como una picadura de medusa”.

 

Las autoridades de Canadá y la empresa Imperial Metals se niegan a limpiar el lago Quesnell, uno de los más profundos del mundo, afectado por un derrame de metales pesados. Indígenas y científicos alertan de que una extraña pátina azul cubre el agua.

El derrame se produjo el 4 de agosto cuando estalló una represa cerca de la mina de oro y cobre Mount Polley, en la provincia occidental de Columbia Británica. Según la revista ‘Rabble’, 14,5 millones de metros cúbicos de metales pesados ​​tóxicos y químicos fueron vertidos a la red de drenaje de la región. Es más, según los medios locales, Imperial Metals todavía no ha podido detener el derrame. Los sólidos suspendidos en el agua son visibles desde el aire.

A mediados de agosto el Gobierno de Columbia Británica declaró que el agua del lago Quesnell y sus ríos era potable, provocando la ira de los locales. Impulsada por el escepticismo, la bióloga marina Alexandra Morton viajó a la zona contaminada con sus instrumentos para tomar muestras del agua.

Leer artículo completo en RT