Imagínese el mundo como un desierto

Imagínese una extensión de territorio árido, que se extiende por kilómetros, sin un rastro de vegetación, ni una sola rama que arroje una mancha de sombra o un hilo de agua que humedezca la tierra reseca. Ahora imagine que ese desierto se expande al ritmo de 12 millones de hectáreas por año. ¿Por qué? Porque ya está sucediendo.

 

8702681306_802a84a9c7_z-629x385Dos mil millones de hectáreas de tierra están muy degradadas en el mundo como consecuencia de la desertificación.

 

Imagínese una extensión de territorio árido, que se extiende por kilómetros, sin un rastro de vegetación, ni una sola rama que arroje una mancha de sombra o un hilo de agua que humedezca la tierra reseca. Ahora imagine que ese desierto se expande al ritmo de 12 millones de hectáreas por año. ¿Por qué? Porque ya está sucediendo.

Los estudios demuestran que cada año se erosionan 24.000 millones de toneladas de tierra fértil, y que 2.000 millones de hectáreas de tierras ya están muy degradadas como consecuencia de la desertificación. El territorio árido en África subsahariana aumentará 15 por ciento en la próxima década.

En todo el mundo, 1.500 millones de personas están a escasos pasos de caer en la aridez, con sus tierras y medios de vida amenazados por la sequía crónica.

Leer artículo completo en IPSNoticias