Hallan altos niveles de benceno en aguas residuales del fracking

Con la esperanza de entender mejor los efectos que tiene el fracking para la extracción del petróleo en la salud, en el 2013, el estado le ordenó a las compañías petroleras que examinaran las aguas residuales, cargadas de químicos, extraídas de los pozos. Los datos arrojaron significativas concentraciones de benceno, un cancerígeno, en lo que se conoce como “fluido de reflujo”.

 

EST113246407ff7dab_0Hallan altos niveles de benceno en aguas residuales del fracking.

 

Con la esperanza de entender mejor los efectos que tiene el fracking para la extracción del petróleo en la salud, en el 2013, el estado le ordenó a las compañías petroleras que examinaran las aguas residuales, cargadas de químicos, extraídas de los pozos.

Los datos seleccionados del primer año de dichos análisis arrojaron significativas concentraciones de benceno, un cancerígeno, en lo que se conoce como “fluido de reflujo”. En algunos casos, el líquido residual del fracking, el cual con frecuencia vuelve a ser inyectado a las aguas subterráneas, contenía niveles de benceno mil veces mayores de lo que el estado y las dependencias federales consideran que es seguro.

Los resultados de los análisis de cientos de pozos mostraron, en promedio, niveles de benceno 700 veces más altos de lo que los estándares federales lo permiten, de acuerdo a un análisis del Times de los datos arrojados por el estado.

Leer artículo completo en Diario