Expertos aseguran que la calidad del sistema de suministro de agua en las ciudades chinas es buena (Cn).

Del 13 al 19 de mayo, el Comité Nacional de Sanidad y Planificación Familiar de China iniciará una campaña destinada a difundir información sobre el agua potable. Al ser un problema estrechamente vinculado con la vida cotidiana de todos los habitantes, el público siempre ha prestado suma importancia a la calidad del agua. Frente a esta situación, Radio Internacional de China entrevistó a dos expertos en este campo, quienes hicieron un análisis sobre la situación del agua potable del país.

 

A partir de julio de 2012, comenzó a aplicarse a nivel nacional la nueva versión de los “Estándares para el Agua de Uso Cotidiano”, el cuál ha elevado notablemente todos los índices de calidad del líquido. Tras la publicación de este documento, en algunas zonas del país la calidad del agua potable no respondía a las exigencias y el público comenzó a prestar más atención a este tema. Liu Wenjun, profesor del Instituto de Medio Ambiente de la Universidad de Qinghua, afirmó que, en general, la calidad del agua que se suministra en China es buena, pero existe la posibilidad de mejorar.

“Recientemente, la gente ha comenzado a prestar cada vez más atención a la calidad del agua potable, porque se han elevado los estándares para ello. Es algo importante que la gente dé importancia a este asunto, pero hoy en día, como tenemos muchas fuentes de información, algunos pierden su confianza en la calidad del líquido y luego deciden tomar agua de otras fuentes. Estoy convencido de que la calidad del sistema de suministro de agua es buena porque contamos con una alta capacidad tecnológica. La calidad del agua es un problema mundial, y tanto los estándares como nuestro nivel tecnológico son suficientes para garantizar la calidad”.

Por su parte, Wang Zijian, investigador del Centro de Estudios Ecológicos y Medioambientales de la Academia China de Ciencias, indicó que actualmente el país se enfrenta una situación cada vez más grave causada por la contaminación ambiental, por ello, los trabajos relacionados con la protección de las fuentes acuíferas cuentan con una importancia sin precedente.

“Tradicionalmente hemos creído que controlar la emisión de residuos contaminantes es suficiente para proteger el agua, pero en realidad no es así. El crecimiento económico con base en el modelo tradicional de desarrollo fue muy rápido, pero aún así hemos podido controlar el 95 por ciento de la contaminación. No obstante, el resto representa un gran desafió para el medio ambiente. Es imposible garantizar la calidad del agua siguiendo el modelo anterior”.

No obstante, el gobierno chino ha analizado este problema y destina cada vez mayores recursos para elevar la calidad del agua. Según Liu Wenjun, profesor de la Universidad de Qinghua, también es importante la transformación tanto del modelo de desarrollo económico como de las costumbres cotidianas de los habitantes.

“El gobierno ha invertido millones de fondos para tratar la contaminación del agua y ha aplicado las nuevas tecnologías en este campo. Sin embargo, la protección medioambiental está estréchamente vinculada con la sociedad y el modelo de desarrollo económico. No sólo es un problema técnico, sino que también es una obra integral que requiere la cooperación de todos los sectores. Si seguimos con nuestro modelo de desarrollo económico tradicional sin controlar la emisión de residuos contaminantes, no podremos resolver este problema. A mi juicio, es una decisión importante la construcción de la civilización ecológica, incluida en el Informe Político del Décimo Octavo Congreso Nacional del Partido Comunista de China”.

Según Liu, la elevación de la calidad del agua se vincula estrechamente con el nivel del desarrollo socioeconómico, el modelo de crecimiento económico y los hábitos cotidianos de los habitantes. Actualmente, el público presta suma importancia a la calidad del agua, pero no cuenta con muchos conocimientos concretos sobre ello. Sólo un esfuerzo conjunto de toda la sociedad china elevará la calidad de agua potable en el país y permitirá una vida sana y bella del pueblo.

CRI