Estudiantes israelíes desarrollaron un sistema para ahorrar agua en la ducha

Una familia típica israelí de cuatro a cinco individuos consume anualmente cerca de 110 metros cúbicos de agua por persona, según los reportes. Cuando se hacen las matemáticas se descubre que hay un gran promedio de agua de ocho litros por día, o tres metros cúbicos al año, que se desperdicia hasta que ésta alcanza la temperatura deseada. Si se suman estas cifras se descubre que hay aproximadamente 37 millones de metros cúbicos que se desperdician anualmente, especialmente durante el invierno cuando las personas esperan hasta el doble para que se caliente el agua.

 

 

17081Un fenómeno típico de invierno israelí es el desperdicio de agua: cuando se deja el grifo abierto varios minutos hasta que se caliente.

Una familia típica israelí de cuatro a cinco individuos consume anualmente cerca de 110 metros cúbicos de agua por persona, según los reportes. Cuando se hacen las matemáticas se descubre que hay un gran promedio de agua de ocho litros por día, o tres metros cúbicos al año, que se desperdicia hasta que ésta alcanza la temperatura deseada. Si se suman estas cifras se descubre que hay aproximadamente 37 millones de metros cúbicos que se desperdician anualmente, especialmente durante el invierno cuando las personas esperan hasta el doble para que se caliente el agua.

Un nuevo sistema, llamado “Has-Ham”, desarrollado por los estudiantes Yossi Taplitzky, Ofer Zakun y Guy Almagor, bajo la supervisión del Dr. Shimon Leinkin y el Dr. Irit Avrahami del Departamento de Ingeniería Mecánica y Mecatrónica de la Universidad Ariel de Israel, fue diseñado para reducir el desperdicio de agua al conservar el agua fría y redirigirla para el uso doméstico. El sistema, el cual se instala en las duchas, recoge el agua fría que corre cuando las personas esperan que se caliente.

El sistema guarda el agua fría hasta que la caliente llega a la ducha y solo allí se dirige para el uso del consumidor. Al mismo tiempo, se bombea agua afuera del tanque de reserva y queda lista para ser usada. El “Has-Ham” utiliza sensores de temperatura que controlan el flujo de agua. En esencia, el sistema reconoce el agua fría y se asegura de que en vez de llegar al grifo sea dirigida a los tanques de almacenamiento para ser usada luego.

Los estudiantes que trabajan en el proyecto explicaron: “En Israel, como en muchos otros países, hay escasez de agua. Esto es debido al clima, el crecimiento de la población, la gran necesidad de agua y la disminución de fuentes de agua. A la luz de estos hechos nos vemos obligados a conservar la mayor cantidad de agua posible”.

También agregaron que no conocen otro sistema que almacene el agua fría para que sea reutilizada.

Fuente: ITON GADOL