En busca del agua perdida

En Haití, el tráfico puede ser tan intenso que el quedarse atascado durante horas sin moverse es más una regla que una excepción. Es muy complicado y peligroso colarse entre los automóviles y camiones para evitar a los vendedores en la carretera. Los conductores de la oficina del BID en Puerto Príncipe conocen una serie de atajos habituales para evitar el tráfico o manifestaciones.

 

 

Picture1-300x200

Hace unas semanas, al final de una misión, el conductor que me llevaba al aeropuerto tomó un camino empedrado en el que teníamos que esquivar a los cerdos y las cabras que buscaban un poco de comida. A lo largo del camino, me di cuenta que había un grupo de niños descalzos que jugaban con el agua que brotaba de un enorme agujero, probablemente resultado de una fuga en el sistema de agua de la ciudad.

Desgraciadamente, esta escena no es un caso aislado en la capital haitiana. Además de la extrema pobreza, es muy difícil de cuantificar las pérdidas de agua en la red de Puerto Príncipe. Se estima que estas pérdidas han sido de una dimensión del 83% en 2012. En otras palabras, en volumen 83% del agua producida no ha sido facturada y de lo que se ha facturado sólo el 70 % se recupera.

Las pérdidas físicas de infraestructura representan aproximadamente el 30%, mientras que las pérdidas comerciales debidas a errores de facturación y fraude son alrededor del 53%, lejos de ser algo desdeñable. Este nivel de agua no facturada es exorbitante y mina cualquier posibilidad de operación de recuperación financiera del Centro técnico de explotación (CTE), si no se hace nada para reducir su magnitud.

Corinne21-300x200

La Dirección nacional de agua potable y saneamiento (DINEPA) a través del CTE de la zona metropolitana de Puerto Príncipe, ha firmado un contrato de asistencia técnica operativa en el año 2010 con un operador internacional para mejorar la gestión empresarial y la rehabilitación de la red de la ciudad. Las reparaciones de las fugas en la red han aumentado significativamente y alcanzaron en el año pasado un promedio de 450 reparaciones por mes.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer, sobre todo en la regularización del servicio a los clientes y el nivel de gestión empresarial. La instalación de un nuevo programa informático comercial del CTE es fundamental para mejorar la gestión de los clientes en un futuro próximo (véase el documento de proyecto de Puerto Príncipe HA- L1075).

Picture1-300x200

Artículo escrito por Corinne Cathala, Especialista Senior en la División de Agua y Saneamiento en el Banco interamericano de Desarrollo (BID). El articulo ha sido publicado originalmente en el blog del BID Volvamos a la fuente y replicado con su expresa autorización.