El poder del agua

La idea de que un elixir mágico pudiera luchar contra las enfermedades, estimulara la salud y pusiera freno a la violencia suena a cuento de hadas. Pero el hecho es que este poder está en nuestras manos y podemos ponerlo al alcance del resto del planeta.

n-SDG-6-large570

Este elixir no es del dominio exclusivo de ninguna élite secreta; es una sustancia tan común que compone nada menos que la mayor parte de nuestro propio cuerpo y nuestro propio planeta: el agua.

Allí donde abunda, a menudo también se la menosprecia e ignora, para nuestro perjuicio. El agua limpia y potable es esencial para detener las innecesarias muertes de niños, es vital para asegurar a las mujeres la protección que merecen y es básica para fomentar la estabilidad entre los países en regiones con escasez de agua. Junto con las instalaciones sanitarias, el agua es la clave para ahorrar el sufrimiento y evitar la muerte de millones de personas. Pero sólo lo seguirá siendo si aprovechamos esta oportunidad para reconocer su potencial.

Y esta oportunidad es dentro de pocos días, del 25 al 27 de septiembre, en la reunión de las Naciones Unidas en la histórica Cumbre Especial sobre Desarrollo Sostenible, en la se adoptará una nueva agenda global para poner fin a la pobreza y sentar el camino hacia una vida digna para todos.

2015-09-07-1441658643-4986673-Pic1washinghands_resizedUnas niñas usan un lavabo para manos hecho con botellas recicladas en una escuela en Totorenda, departamento de Chuquisaca, en Bolivia. © UNICEF/NYHQ2015/Bolivia/Gilbertson VII

Esta ambiciosa visión, representada en un amplio programa de objetivos concretos y universales, combina diferentes facetas del desarrollo, tanto medioambiental como social y económico. La naturaleza holística y transversal del programa está diseñada para garantizar que el progreso irá destinado a apoyar el bienestar de las generaciones presentes y futuras.

Para resolver este rompecabezas de desarrollo, los líderes mundiales han de abordar correctamente el desafío del agua y saber equilibrar todos los intereses y las necesidades. Los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) aspiran a superar este desafío, a aprovechar los recursos hídricos que suministren los servicios necesarios para fomentar la reducción de la pobreza, el desarrollo económico y la sostenibilidad medioambiental.

Leer artículo completo en Huffington Post