El agua, un desafío cada vez mayor para la minería del cobre

Dos años atrás, Freeport-McMo­Ran Inc., una de las mayores mineras de cobre del mundo, le pagó a Richard Kaler, un vaquero de 69 años, US$1,3 millones por 113 hectáreas de terrenos roco­sos en el desierto de Arizona. Freeport, sin embargo, no es­taba interesada en sus minerales, sino en sus derechos a agua dul­ce, necesaria para elevar la producción.

 

agua-2En momentos en que las mi­neras exploran áreas remotas en busca de minerales cada vez más escasos, están invirtiendo miles de millones de dólares para tener acceso al líquido.

 

Dos años atrás, Freeport-McMo­Ran Inc., una de las mayores mineras de cobre del mundo, le pagó a Richard Kaler, un vaquero de 69 años, US$1,3 millones por 113 hectáreas de terrenos roco­sos en el desierto de Arizona.

Freeport, sin embargo, no es­taba interesada en sus minerales, sino en sus derechos a agua dul­ce, la cual necesita para elevar la producción en la mayor mina cuprífera de América del Norte, que se extiende por 26.000 hec­táreas.

Para 2016, Freeport tie­ne como meta extraer cerca de 450.000 toneladas de cobre al año —37% de la producción anual de Estados Unidos en 2013— de su mina en Morenci.

El éxito de la minera con sede en Phoenix, que el año pasado ob­tuvo una ganancia de US$2.700 millones sobre ingresos de US$20.900 millones, depende­rá de su capacidad de conseguir y mantener suministros de agua en las zonas áridas donde se en­cuentra el cobre.

Esto requiere de un enorme gasto y delicadas ne­gociaciones para minimizar po­tenciales conflictos con agricul­tores locales y otros grupos que también necesitan agua.

Leer artículo completo en La Prensa