El agua nuestra de cada día

El agua potable en EEUU es considerada una de las más seguras del mundo, y sin embargo, la mayoría de la gente prefiere comprarla envasada en botellas a tomarla directamente de la canilla. El Doctor Peter Gleick, del Instituto Pacífico de Oakland,nos recuerda que casi la mitad del agua embotellada es agua proveniente del grifo que ha sido reprocesada.

 

AR-304019995Las botellas plásticas son la causa de un enorme problema ambiental.

 

Tan acostumbrados estamos a tener agua potable con sólo abrir un grifo, que pocas veces nos detenemos a pensar que aún existen comunidades alrededor del mundo en las que sus miembros aún tienen que ir a una fuente comunitaria a recoger el precioso líquido. El agua potable en EEUU es considerada una de las más seguras del mundo, y sin embargo, la mayoría de la gente prefiere comprarla envasada en botellas a tomarla directamente de la canilla. Todos los días nos cruzamos con cientos de personas con sus botellas de plástico, que luego terminan en montañas de basura, lagos y ríos.

El Doctor Peter Gleick, del Instituto Pacífico de Oakland, California y autor del libro Envasada y Vendida: La Historia de nuestra obsesión con el agua envasada, nos recuerda que casi la mitad del agua embotellada es agua proveniente del grifo que ha sido reprocesada. Ha habido más de cien ocasiones en las que las botellas han tenido que ser retiradas de los estantes de los supermercados por contener contaminantes que van desde bacteria y exceso de cloro hasta partículas de vidrios, arsénico o materia fecal.

Según estudios de la organización Environmental Working Group, en 2008, 10 marcas de agua embotellada de nueve distintos estados contenían 38 contaminantes químicos.

Gleick nos advierte no sólo sobre el agua en sí, sino también de los efectos que las botellas de plástico causan al medio ambiente. En la actualidad, en EEUU se consumen casi 100 mil millones de botellas de plástico por año, o el equivalente de 300 botellas por persona. Si pudiésemos hacer una línea con las botellas, darían la vuelta alrededor del planeta más de 600 veces, asegura el autor.

La organización sin fines de lucro Food & Water Watch ha organizado una campaña de concientización para evitar el consumo masivo de agua envasada. Según datos de la organización el agua del grifo es sometida a mayor regulación que el agua embotellada.

Expertos y activistas recomiendan elegir botellas reusables, en lugar de las desechables de plásticas y colocar un filtro en el grifo, si el agua no te inspira confianza, en lugar de comprarla en las tiendas.

Otras razones para abrir el grifo:

  • Las botellas crean montañas de basura. Sólo un pequeño porcentaje de botellas es reciclado.
  • El agua embotellada cuesta 3,000 veces más que el agua de la canilla y no es necesariamente más segura.

La Opinión