Ecuador.- Río Toachi ‘sufre’ por contaminación

Por tres ocasiones ha sido presentado el plan de emergecia que solicitó la Dirección Provincial de Ambiente a la Empresa Pública Municipal de Rastro y Plazas de Ganado de Santo Domingo para remediar una posible contaminación del Río Toachi que producía la faena de ganado.

 

 

Una de las piscinas de oxidación.

El pasado jueves, técnicos de Ambiente realizaron una inspección al Camal. Encontraron que no se estaba trabajando en las piscinas ese día y que el agua que salía del centro era direccionada a un estero que existe en el lugar, algo que calificaron como un problema.

 
El primer antecedente se dio el 3 de abril, la Dirección de Ambiente realizó la primera inspección, en la cual ya se evidenció que existen descargas directas de aguas residuales, que contienen resto de excretas, sangre y grasa de animal.

 
En el informe se indica que en la parte externa del camal se evidenció que el agua residual sale por un tubo de asbesto que recorre varios metros a lo largo de un canal improvisado para terminar en los terrenos.A lo largo del recorrido por el canal se depositan estas aguas con restos de estiércol, sangre, pelos y grasa de animal.

 
Negativas

La entidad ambiental no ha aprobado el plan presentado, ya que no están claras las medidas de mitigación. Por ejemplo, no se dice qué sistema de tratamiento se va a utilizar y cómo lo van a hacer.
José Luis Cedeño, director provincial de Ambiente, puntualizó que lo que sí han aprobado es el cronograma de actividades. Hasta este 31 de octubre se construirán la trampa de grasas, la trampa de retención de sólidos, el mantenimiento de las piscinas, de las cubetas de sangre, tratamiento biológico, entre otros. Si estas acciones no se cumplen se procedería a abrir un proceso administrativo.

 
Coyuntura

La alcaldesa de Santo Domingo, Verónica Zurita, en rueda de prensa, el pasado lunes, manifestó que se realizará la inspección para corroborar esta situación. Mencionó que han conocido que hay producción de aguas residuales de los asentamientos El Ébano y Valle del Toachi que se unen a los residuos líquidos del camal.

 
Afirmó también que buscan minimizar cualquier tipo de contaminación y aseguró que no se harán grandes inversiones en un lugar que será abandonado luego de año y medio.

7 meses han pasado desde la primera visita y no ha habido cambios.