Cumbre climática de Varsovia 2013: Crónica de una decepción anunciada

Culmina la Cumbre climática de Varsovia 2013 (COP19) con escasos avances y una decepción generalizada. La Conferencia ha sido abandonada estos días por el bloque de 133 países en desarrollo y por las ONG ambientales. El propio ministro de Agricultura y Medio Ambiente español, Miguel Arias Cañete, ha señalado que no se han hecho progresos suficientes para reducir las emisiones de gases contaminantes; y se ha mostrado muy poco optimista con las conclusiones que se alcancen hoy. Por Yaiza Martínez.

 

6071510-9060797Iceberg./ Wikipedia.

 

Durante toda esta semana que termina y la semana anterior (del 11 al 22 de noviembre), se ha estado desarrollando en Varsovia (Polonia) la XIX conferencia del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático o COP19, una nueva ronda de conversaciones de la ONU cuyo objetivo era forjar un nuevo acuerdo mundial sobre el cambio climático; un tratado para la lucha contra esta situación que entraría en vigor a partir de 2020. El evento ha reunido a más de 9.000 representantes de unos 190 países, entre ellos un total de 134 ministros de todo el mundo.

Aunque los científicos se muestran reacios a relacionar directamente el cambio climático con fenómenos meteorológicos extremos, no deja de parecer paradójico que la Cumbre se iniciara marcada por la tragedia del tifón en Filipinas.

“En solidaridad con mis compatriotas que están luchando para encontrar comida que llevar a casa, voy a comenzar un ayuno voluntario por el clima”, dijo al inicio de la Conferencia Yeb Sano, máximo representante de la delegación filipina. “Voy a abstenerme de ingerir comida durante esta cumbre, hasta que se vislumbre un resultado significativo”, explicó Sano, según El Mundo. “Lo que mi país está pasando como resultado de este fenómeno climático extremo es una locura, la crisis climática es una locura. Y podemos pararla, aquí mismo, en Varsovia. Por favor, paren esta locura”.

A pesar de la urgencia local y global por frenar el cambio climático, durante la primera semana se dieron escasos avances en las negociaciones, según SINC; y el viernes, Japón, quinto mayor emisor mundial de CO2, anunciaba que reducirá sólo un 3,8% sus emisiones en 2020 con respecto a los niveles de 2005, un objetivo mucho menos ambicioso que el 25% anunciado previamente por el Gobierno del país.

Segunda semana: cunde el escepticismo

Esta semana, en la que debían producirse las negociaciones de alto nivel, el escepticismo se ha adueñado de la Cumbre hasta tal punto que, el miércoles, el bloque de 133 países en desarrollo se retiró de las conversaciones en protesta por la renuencia del mundo rico a financiar los daños y pérdidas que está causando el calentamiento global; y eso a pesar de que al inicio del evento se había presentado un borrador para crear un mecanismo destinado a solventar los daños y pérdidas que causan los desastres atribuibles al cambio climático, publica IPS Agencia de Noticias.

Por otro lado, ayer, las ONG ambientales que participaban en la COP19 (entre las que se encuentran Amigos de la Tierra, Greenpeace, WWF, Oxfam o la Confederación Sindical Internacional) abandonaban también la Conferencia, en este caso en señal de protesta por la “falta de avances” y por la propensión de los Gobiernos a abandonar su “responsabilidad climática”, ha informado Europa Press.

En este sentido, ha llamado la atención el documento interno de la delegación de Estados Unidos en la conferencia climática al que ha tenido acceso IPS Agencia de noticias. En él se muestra que la agenda de Washington para la COP19 era minimizar la importancia de los daños y pérdidas del calentamiento global, promover los intereses privados en el Fondo Verde para el Clima (que apunta a financiar la protección ambiental y la adaptación al cambio climático) y retrasar los plazos para reducir las emisiones.

Por tanto, pese a las posiciones progresistas exhibidas por el presidente Barack Obama en materia de calentamiento global, Estados Unidos continúa dificultando la adopción de un acuerdo internacional, resistiéndose categóricamente al concepto de responsabilidad histórica por las emisiones contaminantes y oponiéndose a los países en desarrollo en los principales asuntos en juego, publica dicha Agencia.

En lo que respecta a España, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha defendido que la COP19 debía suponer “un antes y un después” en la lucha contra el cambio climático de cara a lograr un acuerdo en 2015 en París, según Europa Press. Su aparente preocupación por el clima contrasta a todas luces con la intención reflejada por el Gobierno en sus últimos movimientos de obstaculización a las renovables.

Leer el artículo de Yaiza Martínez en Tendencias 21