Creciente dificultad y tensión por agua

El recalentamiento previsto a lo largo del siglo XXI, junto a la presión demográfica, reducirán la cantidad de agua disponible tanto en la superficie como en las capas inferiores del suelo en la cuenca del Mediterráneo, la Península Arábiga, Asia central y California (EE.UU.), subrayaron los expertos del IPCC en su último informe.

 

63014450Menos agua en las regiones secas, aún más en las inundables, caudales de ríos modificados, contaminación… El calentamiento global cambiará radicalmente el mapa del acceso al agua y avivará las tesiones por este recurso vital.

 

El recalentamiento previsto a lo largo del siglo XXI, junto a la presión demográfica, reducirán la cantidad de agua disponible tanto en la superficie como en las capas inferiores del suelo en la cuenca del Mediterráneo, la Península Arábiga, Asia central y California (EE.UU.), subrayaron los expertos del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) en su último informe. En el norte de Europa, en cambio, se teme que haya mayores inundaciones a consecuencia de lluvias aún más intensas.

Ya sea por escasez o por exceso de agua, hará falta anticiparse a esos cambios, en un mundo en el cual ya hay 800 millones de personas sin acceso a fuentes seguras de agua potable.

Un aumento de la temperatura afectaría la calidad del agua, pues favorecería la multiplicación de plantas acuáticas, productoras de toxinas difíciles de eliminar con tratamientos convencionales. Otro efecto menos conocido del calentamiento sobre el agua: la salinización de las napas de agua dulce en los litorales y en las islas a causa del aumento del nivel del mar. Esto provocará en algunas regiones la necesidad de una desalinización particularmente costosa.

Leer artículo completo en El País