¿Conseguirá el canal del Mar Rojo salvar el Mar Muerto?

El proyecto a tres bandas entre Israel, Jordania y la Autoridad Nacional Palestina para crear un canal que una el Mar Rojo al Mar Muerto y que revitalice a este último mientras genera millones de metros cúbicos de agua potable, ha tenido una acogida desigual en la región. Para las autoridades israelíes, jordanas y palestinas, el mega acueducto proveerá el preciado líquido a zonas que sufren una carencia crónica de agua y han celebrado la firma del acuerdo, respaldado por el Banco Mundial, el pasado lunes en Washington como un triunfo de la diplomacia.

mar-muerto-jordania--644x362Israel, Palestina y Jordania han firmado un acuerdo para construir un trasvase desde el mar Rojo al mar Muerto/GONZALO CRUZ

 

El canal tendrá 180 kilómetros y bordeará Jordania sin entrar en territorio israelí. Como parte de la primera fase del proyecto, se ha abierto un proceso de licitación para que empresas internacionales presenten sus propuestas para la construcción de una planta desaladora en la ciudad jordana de Áqaba, en el Mar Rojo. Una vez elegida la propuesta, se estima que las obras comenzarán en un año y dentro de cinco el monumental canal estará terminado.

El monumental acueducto succionará 200 millones de metros cúbicos del Mar Rojo que pasarán a ser desalados en la planta de Áqaba. De ahí, entre 30 y 50 millones de metros cúbicos irán a las regiones del sur de Israel, mientras que otros otros 30 millones de metros cúbicos de agua surtirán a las ciudades del sur de Jordania. Como parte del acuerdo, Israel proveerá a la Autoridad Nacional Palestina con 30 millones de metros cúbicos de agua del lago Tiberíades, en el norte del país, así como la misma cantidad del líquido esencial proveniente del mismo lago a las regiones del norte de Jordania.

Leer artículo completo en diario ABC