Colombia.- Aguas residuales, mayor contaminante de fuentes hídricas

Neiva está dentro de las ciudades capitales que no realizan tratamiento a las aguas residuales. 13% de los municipios del Huila presentan vulnerabilidad hídrica.

 

La regulación natural de la oferta hídrica en Huila, muestra que los sistemas hídricos de 33 municipios tienen una regulación natural entre “baja” y “muy baja”.

Según el Estudio Nacional de Agua (ENA) el índice de disponibilidad per cápita de agua clasifica a Colombia, ya no como una de las potencias hídricas del mundo, sino como el país número 24 en una lista de 182 naciones.

En la actualidad cada colombiano dispone de 40.000 metros cúbicos de agua al año, pero de no adoptar medidas para su conservación, esta situación generaría a futuro una situación indeseable en el marco del desarrollo sostenible de Colombia, agudizando la problemática del agua de tal forma que para el año 2020, cada colombiano dispondría de un volumen potencial de agua igual de 1.890 m3 de agua al año.

Según el informe, Colombia no cuenta con un sistema de información continua y sectorial de uso del agua, ni ha contabilizado históricamente el agua consumida proveniente de fuentes superficiales, subterráneas y de los procesos de desalinización.

Deterioro no es homogéneo

En Colombia, el deterioro de la calidad y la alteración de la distribución espacial y temporal del agua no es homogénea; “el 24% del área total del territorio nacional, correspondiente a la cuenca Magdalena–Cauca, aporta el 10.6% de la oferta hídrica del país, soporta el 70% de la población, condiciones que han contribuido a la desregularización del régimen hídrico y al deterioro de la calidad en su conjunto”.

La oferta del recurso hídrico para el abastecimiento de agua potable, está condicionada a la cantidad (medido en términos de caudal) y a la calidad de la fuente (asociada a la presencia de materiales contaminantes).

En Colombia, la inadecuada planificación del uso y ocupación de los suelos ha contribuido al deterioro de las cuencas y, por ende, a la cantidad y calidad de la oferta hídrica.

Acueductos vulnerables

Por ello, acueductos de 140 municipios de 16 departamentos presentan vulnerabilidad por disponibilidad de agua, debido a que, en muchos casos, las fuentes de suministro actuales corresponden a quebradas, cuyas aguas se han vuelto estacionales por la degradación de las cuencas.

Las fuentes de abastecimiento de agua en ciudades como Bucaramanga y Cúcuta, en épocas de estiaje no logran suministrar los caudales mínimos demandados por los acueductos. Situación aún más crítica se presenta en los municipios de Popayán, Palmira, Buenaventura, Maicao, Santander de Quilichao, Pamplona que han presentado déficit entre 15 y 30% en la oferta.

El mayor contaminante

Uno de los mayores contaminantes de las fuentes hídricas naturales lo constituyen las aguas residuales de los sectores urbanos.

Según un análisis hecho por la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, los sistemas de tratamiento con que cuentan las empresas prestadoras del servicio público de alcantarillado, en las grandes ciudades (Bogotá, Medellín, Cali), permiten tratar sólo el 32% de las aguas residuales que se vierten a los cuerpos hídricos.

Aún más preocupante resulta el hecho de que ciudades como Barranquilla, Bucaramanga e Ibagué tengan porcentajes de tratamiento de 17%, 26% y 11% respectivamente, en tanto que ciudades como Cartagena, Cúcuta, Pereira, Manizales, Neiva, Pasto, Valledupar, Popayán, Palmira, Florencia, Sincelejo, Buenaventura, Piedecuesta, Tuluá, Armenia, Tunja, Rionegro, Cartago, Sogamoso y Girardot no realicen ningún tipo de tratamiento a las aguas residuales.

Falta infraestructura

El rezago del país frente al tratamiento de aguas residuales se debe tanto a la inexistencia de infraestructura de sistemas de tratamiento como a la baja cobertura de las plantas existentes.

Sólo 354 (33%) municipios del país cuentan con sistemas de tratamiento y se sabe que el 29% de ellos no se encuentran operando.

Se ha estimado que de los 159 m3/seg de agua captados a nivel nacional, el volumen de aguas residuales que recibe tratamiento es cercano a 5 m3/seg., equivalente a 3,1%16 del volumen mencionado.

Municipios con mayor oferta hídrica.

El agua en el Huila

La demanda potencial de agua en el departamento del Huila es de 111,60 millones de m3 que representan el 0,94% de la demanda potencial en el país. Para uso doméstico se estima que los habitantes del departamento demandan 74,38 millones de m3 de agua al año, esto representa una demanda percápita de 73,5 m3 al año y 6,1 m3 al mes.

Ahora, en comparación con la demanda potencial de agua a nivel nacional, el uso doméstico en el departamento representa el 2,23%; el uso agrícola el 0,41%; la industria el 0,37% y el pecuario el 1,07%.

El Ideam estimó que la oferta hídrica en Huila es de más de 29,97 mil millones de m3 de agua al año. La participación de este departamento en la oferta hídrica total del país es del 0,3%.

El municipio de Villavieja cuenta con 2.543.330 m3 de agua por persona al año, y concentra tan sólo el 0,73% de la población del departamento, siendo este el municipio con mayor oferta hídrica per-cápita. En cambio, Neiva cuenta con 1.356 m3 de agua por persona al año y concentra el 31,25% de la población del Huila. (ver cuadro 2)

Índices de escasez y vulnerabilidad

El Ideam ha implementado un sistema de indicadores que permiten medir la regulación natural de las fuentes hídricas, la escasez hídrica de los municipios y la vulnerabilidad de la población colombiana frente a las características del recurso en los próximos quince años.

Estos tienen el propósito de determinar, en forma general, el estado actual y futuro del recurso en el país, así como sus condiciones de sostenibilidad.

Siguiendo las categorías del Ideam para: i) el índice de escasez, que representa la demanda como porcentaje de la oferta (corregido por un factor de reducción para mantener el régimen de estiaje y un factor de reducción para mantener las fuentes frágiles), ii) el índice de regulación natural, que evalúa la capacidad de regulación de las fuentes de abastecimiento hídrico por la cobertura vegetal, y iii) el índice de vulnerabilidad, medida cualitativa del grado de fragilidad del sistema hídrico, en términos de seguridad respecto a la disponibilidad de agua en las fuentes, se tiene que:

• En Huila el índice de escasez es bajo e igual al 1,43%.

• En 33 municipios del departamento el índice de escasez pertenece a la categoría “no significativo”, dos a “bajo” y uno a “moderado”.

• La regulación natural de la oferta hídrica en Huila, muestra que los sistemas hídricos de 33 municipios tienen una regulación natural entre “baja” y “muy baja”, y tan solo 3 con “moderada”.

• Al relacionar el índice de escasez y la regulación natural de los sistemas hídricos, se encuentra que el 13% de los municipios presentan vulnerabilidad hídrica “alta”, el 6% “baja” y el 81% restante “media”.

Calidad del agua

Municipios con agua no apta según categoría

Las principales causas del deterioro de la calidad del agua están asociadas a:

• El deterioro de cuencas como consecuencia de la deforestación.
• La contaminación de las fuentes por vertimiento de residuos líquidos y sólidos (aguas residuales domésticas, industriales, lixiviados, basuras).
• El desconocimiento de información del recurso hídrico que considere elementos como la capacidad de asimilación del cuerpo receptor y efecto nocivo de los vertimientos.
• Los fenómenos de urbanización sobre zonas de ronda de las fuentes hídricas.
• La desecación de humedales.
• La poca cultura ciudadana frente a la protección del recurso.
• El uso ineficiente del agua potable, evidenciado por altos niveles de pérdidas de agua (acueductos, riego o industria).