¿Causará el cambio climático conflictos por el agua?

Los sistemas de protección social frente a desastres naturales se están debilitando por la crisis

 

Inundaciones en Pulpi – Almeria

El cambio climático juega, de momento, un papel secundario en el origen o agravamiento de los conflictos sociales por el agua, y la vulnerabilidad de las poblaciones responde en gran medida a causas previas a los desastres naturales, como la pobreza o la corrupción institucional. Sin embargo, los sistemas de ayuda y protección social frente a desastres naturales en las regiones del Norte del Mediterráneo se están debilitando por la crisis económica, según las conclusiones del proyecto CLICO liderado por el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Investigadores internacionales de 14 instituciones se han reunido en Nicosia (Chipre) los días 10 y 11 de diciembre para presentar y debatir los resultados de los estudios realizados a lo largo de tres años en varias áreas del Mediterráneo, Oriente Medio y Sahel en el marco del proyecto CLICO para investigar las dimensiones sociales del cambio climático, y en particular los conflictos relacionados con el agua y la amenaza que pueden suponer para la seguridad nacional y humana.

Liderado por el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (ICTA) de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), el estudio ha sido financiado por el ámbito de Ciencias Socio-económicas y Humanidades del 7º Programa Marco de Proyectos de Investigación de la Unión Europea. “El discurso político debería evitar vincular directamente cambio climático con conflicto social e inseguridad humana, sin considerar el papel de otros factores políticos y socio-económicos”, apunta una de las conclusiones principales del proyecto.

CLICO alerta además del debilitamiento que se está produciendo en los sistemas de ayuda y protección social frente a desastres naturales en las regiones del Norte del Mediterráneo debido a la crisis económica y aconseja revertir esta tendencia.

Cambio climático y agua

Los efectos del cambio climático sobre el agua se prevé que se intensifiquen en el Mediterráneo y sus regiones vecinas en los próximos años, lo que podría amenazar aún más la seguridad de las poblaciones, principalmente las más vulnerables a las sequias o a las inundaciones. En este sentido, algunos políticos han alertado sobre los peligros de las “guerras del agua” y el cambio climático como amenazas a la seguridad nacional.

Sin embargo, los resultados del proyecto CLICO indican que este discurso simplifica enormemente una realidad más compleja. Los cambios relacionados con el clima y los recursos hídricos son importantes, pero juegan sólo un rol secundario –al menos de momento- como causantes de conflictos e inseguridad humana, en comparación con otros factores políticos, económicos y sociales.

“En los países con instituciones competentes y sistemas de protección social y seguridad civil los conflictos violentos tienen menos probabilidades de producirse y las poblaciones sufrirán mucho menos por los desastres climáticos”, señala la investigación.

La conferencia final de CLICO en Chipre, celebrada en paralelo a la conferencia de alto nivel EWACC 2012 (Energía, Agua y Cambio Climático), ha servido para poner sobre la mesa los resultados de este trabajo, establecer recomendaciones políticas para mejorar la seguridad de las poblaciones y proponer nuevas ideas sobre las políticas públicas y acuerdos institucionales necesarios para promover la paz y la seguridad humana bajo condiciones hídricas y climáticas cambiantes.

Entre otros aspectos se ha debatido la relación entre la sequía, las inundaciones y el aumento del nivel de mar y los conflictos sociales, el papel de las instituciones, los acuerdos entre países y las políticas de adaptación paliar sus efectos.

Piden que los dircusos políticos sobre cambio climático no sean simplistas

Los estudios realizados indican que la estabilidad política y la existencia de un estado del bienestar reducen las posibilidades de conflicto social y que la vulnerabilidad de las poblaciones responde en gran medida a causas preexistentes a los desastres naturales, como la pobreza, el difícil acceso a la educación o la corrupción en instituciones políticas y administrativas. Por ello, los investigadores hacen un llamamiento a que los discursos políticos no reiteren modelos simplistas que vinculen el cambio climático directamente con el conflicto y la inseguridad.

“Una mejor distribución de la riqueza, mayor protección social, acceso universal a la justicia y mayores niveles de democracia pueden mejorar en gran medida ambas cuestiones”, aseguran.

Los investigadores han comprobado también que el desarrollo reduce los conflictos domésticos violentos por el agua, aunque en algunos casos, como con la expansión de la agricultura extensiva, puede ser fuente de tensiones y conflictos sociales.

La investigación destaca la necesidad de colaboración entre las instituciones y de integrar políticas de adaptación al cambio climático en las estructuras ya existentes, como las relacionadas con el desarrollo humano y la reducción de la pobreza. “Una revisión de las políticas existentes indica que en varios países éstas ya existen pero no han sido implementadas”, concluyen. En muchos casos las políticas adaptadas han sido contraproducentes al no tener en cuenta el conocimiento y experiencia de las poblaciones afectadas por los fenómenos hídricos.

CLICO aconseja favorecer una mayor participación social, acompañada de políticas sociales y económicas que confieran a los grupos más vulnerables un papel significativo en los procesos participativos.

Sobre CLICO

El proyecto CLICO (Climate Change, Hydro-Conflicts and Human Security), financiado por la UE con aproximadamente 3 millones de euros, se puso en marcha en enero de 2010, para llenar el vacío existente de estudios sobre las relaciones de causa-efecto entre el cambio climático, la hidrología, el conflicto social, lacooperación y la seguridad de las poblaciones afectadas.

El proyecto ha elaborado:

Un análisis estadístico exhaustivo -el primero de estas características- de relaciones entre variables climáticas, socioeconómicas hidrológicas y conflicto y cooperación en 35 países del Mediterráneo, Oriente-medio, y el Sahel.

Estudios en profundidad de los vínculos entre cambios hidro-climáticos, vulnerabilidad, adaptación y seguridad en once casos: La isla de Chipre, la biosfera Andalucía-Marruecos, Níger, Alejandría, Sudán, el desierto del Sinaí (Egipto), el Delta del Ebro y las cuencas de los ríos Sarno (Italia), Seyhan (Turquía), Jordán (Israel-Palestina-Jordania) y Nilo (Egipto-Sudán-Etiopía).

Análisis de políticas y acuerdos en materia de  seguridad y adaptación al cambio climático, a nivel nacional, transfronterizo e internacional.

Instituciones participantes:

Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (ICTA), Universitat Autònoma de Barcelona, España (coordinador del proyecto)
United Nations University. Institute for Environment and Human Security (UNU-EHS), Bonn, Alemanya
Tyndall Centre for Climate Change Research, University of East Anglia, Regne Unit
ECOLOGIC GmbH Institut für Internationale und Europäische Umweltpolitik, Alemanya
Centre for the Study of Civil War (CSCW), International Peace Research Institute, Oslo (PRIO), Noruega
Department of Geography, The Hebrew University of Jerusalem, Israel
Suez Canal University, Egipte
Swiss Federal Institute of Technology (ETH), Zurich, (Suiza)
The Cyprus Institute, Chipre
School of Global Studies, University of Sussex, Regne Unit.
Palestinian Hydrology Group For Water And Environmental Resources Development
Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals (CREAF), Barcelona, España
Israeli-Palestinian Science Organization (IPSO), Bruselas, Bélgica
Addis Ababa University, Etiopía

Fuente: Agencia SINC