Cascos azules españoles evitan un conflicto entre Israel y Líbano por el uso del agua

Uno de los puestos fronterizos entre Israel y Líbano volvió a registrar este sábado un nuevo incidente en el sur de este país, después de que el propietario de un hotel turístico libanés decidiese utilizar una excavadora para desviar parte del cauce de uno de los afluentes del río Jordán, que hace frontera entre ambos países en guerra en el lado libanés.

 

libano2--660x371El ejercito israelí advirtió con intervenir si una excavadora que pretendía desviar el agua para un establecimiento hostelero libanés, no se retiraba.

 

Uno de los puestos fronterizos entre Israel y Líbano volvió a registrar este sábado un nuevo incidente en el sur de este país, después de que el propietario de un hotel turístico libanés decidiese utilizar una excavadora para desviar parte del cauce de uno de los afluentes del río Jordán, que hace frontera entre ambos países en guerra en el lado libanés.

La rápida intervención de cascos azules españoles destacados en la base que Naciones Unidas tiene en Marjayoun evitó que Israel paralizase su intención de intervenir contra esta máquina pesada, por considerar que se había ocupado parte de la frontera y violado la Resolución 1701 de la ONU, desviando el agua que sirve también para regar los cultivos de varias granjas hebreas.

Uno de los puestos fronterizos entre Israel y Líbano volvió a registrar este sábado un nuevo incidente en el sur de este país, después de que el propietario de un hotel turístico libanés decidiese utilizar una excavadora para desviar parte del cauce de uno de los afluentes del río Jordán, que hace frontera entre ambos países en guerra en el lado libanés.

El curso del río separa a ambos países desde hace más de una década, si bien los libaneses consideran que este territorio es históricamente suyo pese haber sido ocupado por el ejército hebreo. El incidente se produjo en la noche del viernes, cuando las patrullas españolas de Unifil (la fuerza militar que tiene la ONU en el Líbano) observaron como la excavadora comenzaba a mover la tierra con la intención de que más cantidad de agua entrase en una zona de recreo destinada para los turistas que acuden al restaurante libanés. El empresario paralizó hace unos años la construcción de un hotel de varias plantas.

Leer artículo completo en El Norte de Castilla