Beber hasta el agua del retrete

Expertos se reúnen en Israel para intercambiar soluciones tecnológicas ante la creciente demanda mundial

Beber las aguas residuales —tras el debido tratamiento— es la última alternativa para el consumo ante el problema de la escasez de aguaEn California o Singapur ya han empezado a practicarlo. Por ahora solo mezclan una pequeña parte del líquido reciclado con el suministro normal de agua potable. Sin embargo, es una tendencia que va en aumento. Para 2018, el sur del condado de Los Ángeles contará con una nueva planta que, con este sistema, podrá dejar de importar casi 26 millones de metros cúbicos al año de agua.

El objetivo es no malgastar ni una gota. Por ello, el reciclaje va ganando terreno, como se demostró esta semana en Watec, un congreso sobre la tecnología de aprovechamiento del agua, celebrado en Tel Aviv. No es una idea nueva: Israel, a la cabeza, reutiliza el 85% de su agua. España, en segundo lugar, reutiliza el 20%. Pero ambos países solo lo aplican fundamentalmente al regadío y al uso industrial. ¿Y si le dijeran que el agua que va a beber salió de su baño hace poco? La tecnología permite hacerlo, sin riesgos para la salud, pero despierta reticencias entre la población.

Leer artículo completo en ABC